Póker gallego con victoria de Iván Ares en el Rali do Cocido

El vigente campeón nacional se sube a lo más alto en el podio de la primera prueba del CERA por delante de Miguel Fuster y Álvaro Muñiz

17/03/2018 | David Durán (Silleda, Galicia) | Fotos: Charly López

Iván Ares y José Antonio Pintor han empezado la defensa de su corona con buen pie, llevándose la victoria en el Rali do Cocido. La dupla de Ares Racing ha salido vencedora de la primera prueba del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto siendo acompañados en el podio por Miguel Fuster y Nacho Aviñó con su Ford Fiesta R5 en segunda posición, siendo terceros Álvaro Muñiz y Antonio Solórzano con su Ford Fiesta N5.

El tramo designado para arrancar la primera prueba del CERA 2018 fue un tramo espectáculo ubicado en Lalín, de poco más de kilómetro y medio de longitud. Los participantes salieron en orden inverso de modo que los coches más modestos fueron los primeros en aparecer en escena. Pronto comenzaron a salir los coches de la Copa Suzuki Swift, de los cuales el más rápido fue Daniel Berdomás – eso sí, nadie era capaz de batir el tiempo de Sergio ‘Risi’ Tabeayo con su Citroën C2 GT, estrenándolo con fuerza en las calles de Lalín.

El tiempo de Tabeayo se mantuvo en lo más alto hasta que llegó Javier Bouza con su Renault Clio R3T, si bien fue batido por los coches con tracción a las cuatro ruedas que llegaron poco más tarde. Los N5 salieron a dar guerra, si bien fueron batidos por Caamaño en su Fiesta R5 – el N5 más rápido fue Muñiz, por delante de Javier Pardo (en su primera prueba nacional como piloto oficial de Suzuki Motorsport), Adrián Díaz y Joan Vinyes. Los últimos pilotos en pasar por el tramo eran los que más expectación creaban, Fuster y Ares. El pentacampeón nacional se dejó varios segundos en el tramo mientras que Ares, comenzando la defensa de su título, marcó el mejor tiempo en el tramo por delante de Caamaño y Muñiz.

En concreto, la ventaja entre el piloto de Cambre y Caamaño era de 2,7 segundos, con Muñiz en tercera posición a 2,9 segundos. Pardo se situaba en cuarta posición a 6,5 de la cabeza mientras que Díaz, Vinyes, Fuster, Alberto Nimo, Félix Macías y Alberto Otero completaron las diez primeras posiciones al término de este tramo espectáculo con el que se abría el telón del CERA 2018.

Los tramos del sábado amanecieron bien delicados, con mucha humedad de las lluvias de la noche anterior e incluso nieve (ya derretida) que había caído en el tramo de A Estrada – Silleda, que era el primero que se hacía en la mañana. El conocimiento de estas condiciones era importante y Ares, ganador de esta prueba en tres años anteriores, comenzó con un primer parcial con mucha fuerza. Fuster respondió en la segunda mitad y pasó de estar a casi seis segundos en mitad del tramo a quedarse a apenas dos décimas del vigente campeón – mientras tanto, Caamaño marcaba el tercer mejor tiempo y se mantenía segundo en la general. Joan Vinyes hacía gala de su habilidad en condiciones de piso húmedo y marcó el mejor tiempo entre los N5, batiendo tanto a Álvaro Muñiz y Adrián Díaz como a su compañero de equipo Javier Pardo.

El segundo tramo del día, Couto 1, comenzó con la noticia del abandono de Vinyes por rotura del embrague, lo que dejaba a Muñiz como el mejor entre los N5 con Otero, Díaz y Pardo a su estela. Ares continuaba liderando hasta que en la parte final del tramo tuvo una salida de pista y se fue a un prado, perdiendo más de 20 segundos. Fue rebasado por Caamaño y Fuster – Caamaño fue líder por breves instantes, ya que recibió una penalización de 10 segundos por saltarse la salida y eso hizo que Fuster se ubicase en primera posición.

Saborida 1, la primera pasada por el tramo estrella de este rallye, comenzó con un tiempo demoledor de Ares, parando el crono en 8:51.6 en un tramo tan roto como rápido – y contaba con ambas cosas en abundancia, haciéndolo un verdadero tramo para pilotos si se le añade el piso mojado. Ares le recortó varios segundos a Fuster mientras que la pelea entre los N5 se centraba entre Muñiz y Díaz. Al final de este primer bucle Fuster contaba con 6,8 segundos de ventaja sobre Ares y 10 segundos exactos sobre Caamaño (justo lo que le costó la penalización). Muñiz, a medio minuto de distancia del pentacampeón nacional, se situaba en cuarta posición por delante de Díaz y Félix Macías con su Subaru Impreza WRX STi. Pardo, Alberto Otero, Alberto Nimo y Francisco Dorado (con su Peugeot 208 R2) completaban las 10 primeras posiciones.

Fuster y Ares empezaron con fuerza en el segundo bucle del día, siendo Fuster el que marcaba mejor tiempo en los parciales – por desgracia, ese ímpetu le llevó a que en una curva de derechas perdiera el control de su Ford Fiesta R5 y trompease, perdiendo casi 20 segundos y cayendo a la tercera posición de general. Caamaño marcó el scratch y confirmó su posición de alternativa real a los campeones nacionales – de hecho se situaba líder de la prueba por delante de Ares. En la segunda pasada por A Couto fue Ares el que marcó el mejor tiempo para retomar la primera posición, marcando distancias frente a los dos Fiesta R5 a los que tenía que hacer frente. Por detrás del trío de cabeza, Álvaro Muñiz seguía al frente entre los N5 por delante de Adrián Díaz, Javier Pardo y Alberto Otero.

Para terminar la primera mitad del rallye se realizó una segunda pasada por Saborida, que horas antes fue el TC Plus – no obstante, al secarse resbalaba aún más que cuando estaba mojado por la suciedad que había en pista. Caamaño marcó un nuevo scratch para acercarse al liderato de Ares a la vez que se alejaba de Fuster, aunque por apenas unos segundos ya que el alicantino no cedía en su empeño por empezar el año. Al final de este segundo bucle, Ares se mantenía líder por 4,9 segundos sobre un sorprendente Caamaño y por 18,9 segundos sobre Fuster. Muñiz y Díaz ocupaban la cuarta y quinta posición de la prueba, con Félix Macías, Pardo, Otero, Alberto Nimo y Francisco Dorado completando las diez primeras posiciones.

La segunda mitad del rallye comenzó con la tercera y última pasada por el tramo de Saborida, que ya se disputó en el TC-4 (como el TC Plus) y el TC-7. En esta ocasión el scratch fue para Fuster, que recortaba distancias ante Ares y ante Caamaño, colocándose a 13,8 segundos de la cabeza de carrera y a 4,4 del gallego que corría, al igual que él, con RMC Motorsport.

El ritmo de Ares no decaía mientras que tanto Caamaño como Fuster decidían, por su propia cuenta, asegurar sus posiciones de podio y no tratar de arriesgar por la victoria que el vigente campeón nacional ya tenía casi en sus manos. En la primera pasada por Carballeda Ares lideraba ya por 24,1 segundos sobre Caamaño, extendiendo su ventaja a 28,9 para cuando acabó el TC-10, la primera pasada por Rodeiro.

El tramo de Carballeda, un recorrido que no se había usado en varios años, dio varios problemas a los pilotos por su naturaleza resbaladiza (además de tener muros a ambos lados bastante cerca de la carretera). Otero perdió varios minutos al quedarse parado a pocos metros de la salida mientras que Nimo también tuvo un encuentro cercano con una zanja, necesitando la ayuda de una decena de espectadores para poder separarse del susodicho obstáculo. Al final del penúltimo bucle del rallye Ares tenía casi medio minuto de ventaja sobre Caamaño y 7,8 segundos más sobre Fuster, quedando consolidado el podio a tres minutos del final. Álvaro Muñiz seguía al frente entre los coches N5 en cuarta posición absoluta mientras que Díaz, Pardo, Macías, Otero, Bouza y Dorado copaban las diez primeras posiciones.

El panorama del rallye estaba bastante fijo hasta que la segunda pasada por Carballeda, con su agua, su barro y su escaso agarre, provocó varias salidas de pista. Primero Pardo perdía el control de su Suzuki y se quedaba atascado en una zanja, siendo adelantado por Muñiz en pista. Justo detrás llegaba Caamaño, pero tuvo una salida de pista dañaba el radiador de su Ford Fiesta R5 y daba al traste todas sus opciones de podio, viéndose obligado a abandonar la prueba. Díaz también tuvo problemas, sufriendo un pinchazo en el neumático trasero derecho (aunque no perdió ninguna posición por ello).

La situación no varió en los dos últimos tramos, sentenciando Ares una victoria más para su palmarés: la cuarta en esta prueba (ya ganó en 2011, 2014 y 2016) y la primera en esta temporada. Fuster y Muñiz completaron el podio absoluto, con Díaz, Macías, Pardo, Bouza, Daniel Berdomás (ganador en la Copa Suzuki Swift), Óscar Gallego y Fernando Rico completaron las diez primeras posiciones de la prueba.

Para Galicia fue además un final más que positivo, pues fue un éxito para sus pilotos en casi todas las categorías: Ares ganó el rallye, Muñiz entre los N5 y Berdomás triunfó en su regreso en la Copa Suzuki Swift. Francisco Dorado lideró entre los R2 y Dos Ruedas Motrices, pero su abandono hizo que las ganadoras entre los R2 fueran Tania Martínez y Alba Alén con su Ford Fiesta R2T.

Hyundai Iván Ares

Fuente: http://revistascratch.com/nacional-asfalto/noticia/poker-gallego-con-victoria-de-ivan-ares-en-el-rali-do-cocido-43236

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *