De Erasmus por las dunas: así fue el Panda Raid para los universitarios de Córdoba

Escrito por Sergio Peñas

Organizado en África, el Panda Raid pretende emular la inclemencia y la espectacularidad del Rally Dakar con una fórmula más amateur donde se mezclan la navegación y las etapas de regularidad. Armados con un roadbook y una brújula, los valientes que se atreven a iniciarlo tienen que guiarse a través de las dunas y de los pueblos, esquivando las trampas del desierto, para llegar de una pieza a meta.

Si le hubieran dicho a Alain Genestier, primer ganador del Dakar en 1979, que cuarenta años después iban a seguir correteando por la tierra coches casi de serie posiblemente no se lo hubiera creído. Pero ese es precisamente el espíritu de la competición. Se trata de una aventura donde lo de menos es hacer buenos tiempos. Allí prima la diversión.

El camino hasta el continente vecino es largo. Los alumnos del Aula del Motor tuvieron que ingeniárselas para conseguir dos Seat Panda, prepararlos adecuadamente para aguantar los millares de kilómetros que tenían por delante, y volver con ellos enteros. No es gesta fácil con un vehículo moderno, así que mucho menos lo es con uno que ya peina canas.

En consonancia con Racingcor, la empresa que ha apostado por ellos, y con la Universidad de Córdoba, que ha puesto la pólvora para que todo salga adelante, consiguieron firmar una participación histórica que difícilmente olvidarán. En el convoy iban dos profesores y dos alumnos. Ambos lograron acabar sanos y salvos.

pandaraiduco2 2018

Un proyecto cargado de ilusión y de trabajo

Rafael Pérez, mentor de los jóvenes y profesor, fue uno de los responsables de que el proyecto del Panda Raid tuviera éxito. Trabajó con José Carlos García, de Racingcor, en la búsqueda de las unidades de los Seat. El primero que compraron sirvió de motor: tras restaurarlo lo vendieron. El dinero lo invirtieron en adquirir otros bienes que necesitaban. Gracias a ello y a una búsqueda de patrocinios, la pareja de Pandas terminó llegando.

La selección para ocupar el vehículo de los alumnos se llevó a cabo mediante unas pruebas realizadas por Juan Jesús Coca y por Luisa María Benítez, con experiencia en el Panda Raid y en los tramos andaluces. Los ganadores tuvieron que pasar con nota un circuito de orientación y una prueba técnica. Con todo preparado, partieron a África.

En tierra vecina tuvieron que enfrentarse a más problemas. Las averías se sucedieron en varios días, aunque el equipo iba logrando subsanarlas. Relatan la sensación de aventura que tuvieron y que, a pesar de cubrirse distancias muy largas de hasta 400 kilómetros, se sentían a salvo gracias al equipo de seguridad que acompañaba a la carrera.

Finalmente lograrían llegar a meta y volver a España con las dos unidades que ahora duermen dentro del Campus Universitario de Rabanales. De cerca parece verdaderamente difícil que puedan haber superado una prueba tan dura y tan larga. Conservan aún la parrilla de luces y la decoración con todos los patrocinadores, los dorsales y los nombres. Han formado parte del Erasmus particular de un grupo de jóvenes que se han medido de tú a tú y con nota con equipos más profesionalizados.

Fuente: http://www.latulasport.es/index.php/nacional-sp-459556403/otros-nacionales/10642-de-erasmus-por-las-dunas-asi-fue-el-panda-raid-para-los-universitarios-de-cordoba

Una respuesta a “De Erasmus por las dunas: así fue el Panda Raid para los universitarios de Córdoba”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *