Cinco noticias de 2017 que nos hubiera gustado que fueran una inocentada

Este año la elección parece sencilla, especialmente después del adiós por parte de dos de los fabricantes alemanes y la situación en la que se han visto envueltos algunos de los principales campeonatos a nivel mundial como el Mundial de Turismos, el WEC o el DTM.

Lo cierto es que tal y como destacaba el otro día mi compañero Eloy, ha sido un año en el que se han cumplido algunos de nuestros deseos más importantes para este 2017, pero en el que también nos hemos visto arrastrados por los tradicionales ir y venir de las marcas dentro de las distintas series.

Al igual que han realizado nuestros compañeros de Diariomotor con algunas de las noticias más negativas que han afectado a la industria del motor durante este año, las cuales a la mayoría nos hubiera gustado que fueran una inocentada, hemos querido hacer nuestro particular ranking con las cinco noticias que nos hubieran gustado deciros al final de este día 28 de diciembre que son fruto de una simple inocentada (lo que para los anglosajones es el April fool’s day).

La nueva era del WRC se tiñó de luto:

Han pasado más de once meses, pero sigo sin poder quitarme de la mente esa triste sensación vivida durante el pasado enero. Todo estaba preparado para que el debut de los nuevos World Rally Cars fuera una autentica fiesta para todos los amantes al automovilismo. Íbamos a ser testigos de un hecho histórico y lo que podría ser el inicio de una gran era para un campeonato que estaba de capa caída. Sonaban bien, eran atractivos visualmente y la primera impresión sobre el siempre delicado asfalto del Rallye de Monte-Carlo era la de coches espectaculares, que a buen seguro agradarían a los aficionados.

Lamentablemente todos ya sabemos cómo acaba la historia. Por un momento, el automovilismo nos enseñó lo peligroso que es y que son muchas las catastróficas desdichas que se pueden dar en esa curva o recta que nos lleven a llorar la pérdida de alguien dentro de la gran familia de las carreras. Desde entonces, la FIA se afanó en buscar soluciones: chicanes virtuales, recorridos alternativos… el problema seguía siendo el mismo, nosotros, nuestra irresponsabilidad a la hora de asistir a uno de estos eventos deportivos. Argentina, México, Polonia, España o Australia, han sido muchos los ejemplos lamentables que hemos podido ver durante el año y que nos deben llevar a reflexionar.

Mercedes y Porsche sacrifican la tradición por la Fórmula E:

Es cierto que la Fórmula E se ha convertido en uno de los principales campeonatos para los fabricantes que están comenzando a experimentar con la tecnología híbrida y los propulsores 100% eléctricos, sin embargo, la decisión por parte de Porsche Motorsport y de Mercedes-Benz de abandonar sus puestos actuales en el Mundial de Resistencia y en el DTM han sido un golpe casi mortal a ambas series de renombre. Su ausencia desequilibra por completo ambos campeonatos, los cuales habían hecho hasta este momento malabarismos para no perder pie y sufrir una caída que tendremos que esperar a ver si cuenta con red de seguridad o si en cambio, se han precipitado al vacío.

Es cierto que las decisiones del ACO no parecían ser las más adecuadas para incentivar a los fabricantes que actualmente competían en la categoría LMP1-H a mantenerse dentro del WEC, sin embargo, una decisión tan drástica sólo se puede entender a través de un gran cambio de planes en materia presupuestaria. En el caso de Mercedes-Benz, su decisión es incluso más dañina para un DTM en situación de letargo durante los últimos años. Hablamos del adiós del equipo oficial que más victorias ha conseguido en la historia de Le Mans y del fabricante con más victorias en el ITC/DTM. Una pesadilla de la que esperemos puedan despertar ambos campeonatos.

Crónica de una muerte anunciada para el WTCC:

Era un secreto a voces. Durante los últimos meses, el Mundial de Turismos había vivido una calma engañosa. Sus responsables apenas se habían pronunciado acerca del futuro del WTCC y muchos se preguntaban si la FIA daría un año más de vida al reglamento TC1 en forma de parche que contentase a Honda-JAS y Volvo-Polestar. No hubo prorroga en la vida de un muerto que estaba pidiendo a gritos la extremaunción. Se puede decir que estamos ante un nuevo inicio, sin embargo, es obligatorio hablar del WTCC como un fracaso en la gestión tanto de Eurosport Events como de la Federación al no tener capacidad de reacción ante una muerta que estaba siendo anunciada desde la temporada 2016, año en el que Citroën Racing anunciaba su adiós a la disciplina para regresar a los rallyes.

Tan sólo la firma sueca contestaría a la llamada de un campeonato que agonizaba a la espera de una luz que pudiera mostrar el camino a seguir. No llegaría ninguno de los muchos fabricantes que se rumorearon que estaban interesados en el Mundial, con la mayoría adoptando una más adecuada estrategia carreras-cliente del reglamento TCR: recibir dinero alquilando o vendiendo tus propios vehículos de competición sin necesidad de mantener un costoso oficial. No por parecer la decisión más correcta (la de degradar al WTCC a Copa Mundial de Turismos) se puede calificar de positivo el hecho de encontrarnos con el final de un campeonato que pecó de quedarse en tierra de nadie, demasiado caro para los equipos privados y sin ofrecer nada lo suficientemente apetecible para los oficiales.

El annus horribilis de Citroën en el WRC:

Puede resultar incompresible hablar de Annus horribilis cuando el fabricante de los dos chevrones ha conseguido acumular tantas victorias con un mismo piloto como el que finalmente se ha proclamado Campeón del Mundo de Rallyes 2017, sin embargo, el año de Citroën ha distado mucho de ser el que se esperaba de ellos. Yves Matton trató de rebajar las expectativas antes del inicio de temporadas. Se iba a luchar por victorias, pero no por títulos, algo que parecía incompatible con un equipo de los dos chevrones que dominó el WRC en la pasada década, tal vez en ocasiones enmascarando el menor rendimiento de sus modelos con las capacidades técnicas de Sébastien Loeb.

El desarrollo del Citroën C3 WRC parecía marchar correctamente, por lo que nada hacía presagiar una primera parte de la temporada tan decepcionante, con pilotos claramente contrariados ante el comportamiento del nuevo vehículo de los de Versalles. Las dos victorias en México y España de Kris Meeke tuvieron tintes épicos, sin embargo, el anuncio de los planes para la campaña 2018, con una clara reducción de presupuesto en el que actualmente es el único programa de fábrica en competición de Citroën Racing nos alerta de lo que puede ser un progresivo descenso en las apariciones deportivas del Grupo PSA a la espera de recuperar parte de la inversión realizada en la compra de Opel. Esto no sólo afecta a Citroën, también Peugeot ha hecho un movimiento clave renunciando a su segundo programa en rally-raids y eligiendo únicamente competir en el Mundial de RallyCross en detrimento del costoso WEC.

El regreso ‘a medias’ de Alfa Romeo y Ford:

En su momento me pareció una gran noticia el volver a ver el nombre de Alfa Romeo en el Mundial de Fórmula 1. La firma de quadrifoglio está inevitablemente ligada a la competición, aunque es cierto que durante los últimos años sus apariciones habían sido prácticamente nulas, con el Grupo FCA acosado también por la crisis económica a finales de la pasada década. Los italianos dejaban de ser un logo que pasaba prácticamente de inadvertido en la silueta de los Ferrari para asociarse a otro nombre mítico del Gran Circo, el de Sauber. Todo lo que puede parecer positivo se reduce únicamente a un patrocinio que difícilmente podremos calificar de ‘regreso’ a la competición. Dará color a la parrilla, servirá para dar visibilidad al fabricante (lamentablemente no podemos decir lo mismo de Lancia, ni tampoco de Maserati) y además actuar como equipo en el que ceder a los pilotos del programa de jóvenes promesas de la Scuderia Ferrari.

Una situación similar ocurre de momento con Ford y su participación en el Mundial de Rallyes. Está claro que el trabajo de la firma del ovalo en el proyecto de M-Sport ha tenido una gran incidencia en el espectacular resultado de la formación británica este 2017, sin embargo, no deja de saber a poco que la participación de la firma estadounidense se límite a prestar apoyo técnico y respaldar financieramente la posibilidad de renovar los laureles en la próxima campaña del WRC. Sabe a poco, especialmente después del cierre del programa en el World RX, aunque tal vez sea debido también a nuestro inconformismo inherente.

Fuente: https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/cinco-noticias-de-2017-que-nos-hubieran-gustado-que-fueran-una-inocentada/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *