Carlos Sainz: “Ha habido algún contacto con equipos del Dakar”

El campeón del Dakar 2018 atendió a MD en el hospitality de Renault en los test de F1 para hablar de su triunfo, su futuro, su hijo y de Fernando Alonso

Hace unos meses estaba batallando con su Peugeot 3008 DKR contra las dunas de los desiertos sudamericanos y ahora, con un Dakar más en el bolsillo, vuelve a su ‘otra vida’, la de padre que acompaña allá donde va a su hijo por la F1.

Pese a ello, Carlos Sainz, ganador del Rally Dakar 2018, no pasa nada desapercibido dentro del paddock. Incluso cuando está cayendo agua nieve, como es el caso del miércoles de la semana pasada en el Circuit. Carlos salía del hospitality de McLaren tras saludar a Fernando Alonso y se dirigía, unos metros más allá, al de Renault, el del equipo de su hijo.

En esos poco más de 20 metros, una multitud de aficionados le pedían fotos. “Sí, aunque rápido que hace frío”, decía un Sainz padre que sigue meditando si continuar un año más o no en el Dakar. Subiendo la rampa del hospitality de Renault se topó con Mundo Deportivo, y como no podía ser de otra forma, aceptó charlar un rato de forma improvisada para repasar su triunfo, su futuro y la temporada que tienen ante sí su hijo Carlos Sainz y su amigo Fernando Alonso

¿Ya ha podido descansar un poco tras un Dakar tan duro?

He podido descansar. Ya ha pasado ya un tiempo aunque han sido días intensos, de mucho viaje y de un lado para otro, pero se hace con placer y con ganas cuando uno vuelve contento después de un resultado así.

¿Se saborea más la victoria ahora con 55 años?

Yo creo que sí. Con la edad la perspectiva de las cosas cambia un poco y e ese sentido lo he disfrutado y con la veteranía se disfruta o se aprecia más.

¿Qué hay de diferente con ganar cuando eres joven un Mundial de Rallies?

Sin entrar a valorar lo que supone una y otra porque no sería justo, sí puedo valorar las sensaciones. Cuando eres joven todo va muy rápido y no tienes tiempo de disfrutar las cosas como ahora. La perspectiva de la vida también va muy rápida, porque los años pasan más rápidos cuando eres más mayor, pero es cierto que saboreas más estos momentos que cuando eres joven, que no te fijas en ellos.

Repasemos un poco el Dakar. ¿Qué piensa cuando pierde tantos minutos en la segunda etapa?

Nosotros teníamos muy clara la estrategia. La primera semana de carrera eran de mucha duna y luego no sabíamos que la segunda parte de la carrera no sabíamos que iba a ser mucho más de fuera pista y arena. Nuestra estrategia era tomarlo con más calma que en otras ocasiones, pasar los primeros 4 ó 5 días ahí arriba, pero se complica un poco el segundo día perdiendo 18 minutos, con dos pinchazos y Lucas que se encontraba mal. Eso no estaba previsto. A partir de ahí tratamos de seguir con buen ritmo. Otro día se nos complicó, que nos quedamos en una duna apoyados en mi puerta y no pusimos a 32 minutos. A partir de ahí estábamos un poco lejos, pero tal y como estaba yendo la carrera pensábamos que se podía recuperar. Al día siguiente en una etapa llena de caminos recuperamos 4 minutos y creo que eso fue como un golpe de atención para los demás porque no era una etapa muy larga y creo que psicológicamente fue muy bueno para la carrera. Al día siguiente fue cuando Peterhansel perdió tiempo y a partir de ahí fue más controlar la carrera que otra cosa.

¿Cómo se vive en un equipo con tantos ‘gallos’?

Hemos tenido muy buen ambiente. Hay mucho respeto entre nosotros. Todo el mundo dentro del equipo Peugeot valora mucho al compañero y ha sido fundamental. Cada uno iba a intentar ganar pero siempre respetando al compañero y pensando en el equipo y eso se ha respirado desde fuera.

¿Le ayudó la experiencia a controlar la carrera cuando era líder?

Es cierto. Luego tuvimos un día de problemas con el cambio y etapas muy difíciles, de ir conservando un poco a ir a saco te puede dar o quitar muchos minutos. Cuando tienes casi una hora de ventaja no tomas riesgos, pro si alguien lo hace en una etapa complicada te puede quitar 15 ó 20 minutos de diferencia. La etapa de Fiambalá fue clave, una etapa complicada donde históricamente habíamos tenido problemas. Nosotros la pasamos bien y fuimos liderando hasta el final. Había una neutralización a 50 km de meta, vi que íbamos muy bien de tiempo y los últimos 30 km nos los tomamos con calma. Fue una de nuestras mejores etapas de este año.

¿En ese momento recordó que Fiambalá le costó ya varios Dakar?

No. Sabía que me había costado el Rally dos años en Fiambalá, con Volkswagen y Peugeot, pero sabía que era una etapa fundamental y conseguimos pasarla sin problemas. Eso nos dio tranquilidad.

Decía que quería ir lento pero que no le salía hacerlo. ¿Cómo se consigue?

Es difícil saber el ritmo adecuado. No quieres ir demasiado rápido. Pero es difícil bajar el ritmo porque no estoy acostumbrado. Empiezas a pensar en otras cosas, no vas atacando y eso fue lo más complicado de la segunda semana.

¿Le frenaba Lucas entonces?

No. Lucas es un tipo fantástico, primero como persona y luego como profesional. Es el mejor copiloto que podía tener en el Dakar. Nos llevamos muy bien, me conoce muy bien y estoy muy tranquilo con él. Me aporta muchas cosas y sobre todo, entre nosotros hay muy buena relación. Es un fenómeno, un 10 como persona y mucho de esta victoria es gracias a él. Entre nosotros estos Dakar y todos estos años juntos vamos a tener grandes recuerdos.

¡Suena a despedida!

(Risa) No, no, no. Lo hecho, hecho está. Lo que venga, pues ya veremos.

Carlos Sainz y Lucas Cruz, en rueda de prensa tras ganar el Dakar
Carlos Sainz y Lucas Cruz, en rueda de prensa tras ganar el Dakar

¿Tendrá esa fuerza para ganar un año más?

No lo sé. Me he encontrado cómodo. Me he preparado bien porque al Dakar hay que respetarlo mucho. He disfrutado y lo que sí digo es que, corra o no corra, me gustaría que mi decisión se respetara. Corro para divertirme porque pienso que puedo ganar y creo que me he ganado el derecho a decidir que si quiero correr, correrlo, y al revés. Desde luego, si corro me apetecería hacerlo con un proyecto ganador, no con un proyecto que haya que empezar para meterle dos o tres años porque no estoy en esa situación.

Se habla de que Toyota y Mini no dejaran que se retire. ¿Ha habido negociaciones?

Ha habido algún contacto, pero nada serio.

¿Cuál de los dos equipos ve más competitivo?

Mini tiene los dos coches (Buggie y 4×4) y tiene que decidir si apostar por uno u otro. La reglamentación actual no deja muy claro si hay que decantarse por un 4×4 o uno de dos ruedas motrices. Para ganar el Dakar hoy en día con la reglamentación actual con un dos ruedas tienes que tener un coche muy afinado y un recorrido como ha sido este año con mucho fuera pista y mucha duna. Es difícil decidirlo. Si Peugeot volviera a correr no estaría tan clara la decisión de correr en un 2 ruedas. No lo sé. Toyota ha hecho un muy buen trabajo este año con el coche nuevo, retrasando el motor y centrándolo. Teniendo más recorrido en suspensión la reglamentación ayuda al 4×4 y eso les ha ayudado y no es fácil de decidir por qué camino tirar. Mini, si quiere apostar por el 4×4 va a tener que hacer un ‘restiling’ importante de su 4×4.

¿Si Peugeot siguiera usted también seguiría?

(Risas). Habría muchas posibilidades.

¿Cómo vivió la gran bienvenida que tuvo en España?

Fue increíble. Estoy muy agradecido porque tanto en las redes sociales como en el recibimiento en el aeropuerto ves la repercusión y el respeto de la gente. También ha habido mucha gente joven que había oído hablar de Carlos Sainz pero que no había vivido mi época. Se había quedado más con lo del ‘Trata de arrancarlo’ y esas cosas y no vivió la época del Mundial de Rallies y creo que este Dakar ha hecho que quizás el aficionado más joven me haya conocido un poco mejor y la verdad es que he tenido innumerables vuestras de cariño que agradezco una vez más.

LLegada de Carlos Sainz a Madrid Aeropuerto Madrid Barajas
LLegada de Carlos Sainz a Madrid Aeropuerto Madrid Barajas

¿Le molesta que se recuerde el ‘Trata de arrancarlo, Carlos”?

No. Pero yo creo que, hombre, hay mucho más en la parte positiva que en la negativa. Una vida deportiva tan larga como la mía da para mucho. Hay momentos complicados donde las cosas no salen como uno quiere. Pero me ha pasado a mí o por ejemplo a Fernando Alonso, a Sébastien Loeb y a mucha gente. Tuve un episodio que fue una faena donde tenía el Mundial al alcance de la mano y se me rompió el coche. No fue culpa mía pro ahí estaba. Si hubiera sido un erro mío pues todavía. Doy gracias a Dios que en ese momento ya había conseguido dos Mundiales. Pero la gente se queda un poco con esa situación. Estuve a punto de ganar un Dakar y la gente otra vez. Al año siguiente lo gané… Pero creo que para que te pasen cosas tienes que estar ahí, ganándolo a punto de ganar, y quien se queda en casa no sufre y no pasa nada y yo corro porque me apetece, me gusta, no trato de demostrarle nada a nadie. Corro porque soy un apasionado de este deporte y me sigue divirtiendo porque creo que puedo seguir ganando y este año se ha demostrado que no andaba desencaminado.

¿Se ha quitado un peso de encima?

No, pero sí que es cierto que había gente que tenía dudas y ahora están despejadas.

Fernando Alonso también vive algo similar y dice que se ríe de los ‘memes’ y de lo que se dice en las redes sociales…

Con el tiempo la gente acaba valorando y poniendo a cada uno en su sitio. Lo que ha conseguido Fernando para el deporte español, ser el primer español en ganar dos Mundiales de F1, ser el mejor, piloto Ferrari, lo que significa para el mundo e la F1, pues lo ha conseguido un español. Que tiene dos Mundiales y podía tener 6 ó 7 Pues sí. Pero la figura y lo que él ha conseguido tiene un valor que con el tiempo se exaltará, mucho más que ahora.

¿Cómo de clave ha sido para la familia Sainz?

Lógicamente, a Carlos le sirvió para conocer la F1 y luego cuando lo conoció le sirvió de inspiración. Y Fernando siempre que ha podido le ha ayudado. Eso no se le olvida ni a mi hijo ni a mí ni a toda la familia. Hay un gran respeto entre nosotros y en ese sentido ha sido una parte fundamental en la carrera de Carlos. Ha sido un referente. La F1 no es mi mundo y hay infinidad de cosas que desconozco y tener a un piloto con la categoría de Fernando a Carlos le ha servido mucho.

¿Usted que es tan activo cómo ha vivido estos días de lluvia y nieve en el Circuit?

Es una pena. Hay pocos días de test para preparar la temporada y es uno de los deportes más caros del mundo, y que el tiempo te haya perjudicado es una pena. Lo que más me sorprende es que no haya una reacción por parte de los equipos para ponerse de acuerdo en cambiar un día de test. Alguno lo pagará en las dos primeras carreras; si no, al tiempo.

¿Y su hijo cómo lo ha vivido?

Imagino que como todos los pilotos. Es igual para todos pero sacar conclusiones del coche trabajando con 2 y 3 grados de temperatura es imposible. Los neumáticos y el coche no están pensados para trabajar con estas temperaturas. Es difícil y en ese sentido estos días han sido duros, peso esta semana puede sacar conclusiones. Carlos es optimista, prepara bien la temporada y es consciente de que va a dar un paso importante.

LLegada de Carlos Sainz a Madrid Aeropuerto Madrid Barajas junto a su hijo Carlos
LLegada de Carlos Sainz a Madrid Aeropuerto Madrid Barajas junto a su hijo Carlos

¿Ha heredado su hijo su carácter perfeccionista y metódico?

Creo que tiene la cabeza muy bien amueblada, la actitud correcta, pero es un deporte que siempre tienes que dar más, es un deporte duro y hay que seguir trabajando constantemente. Lo conoce, lo sabe y lo hace. Por eso digo que soy optimista de cara a esta temporada.

¿Qué espera de su hijo Carlos y de Fernando Alonso en 2018?

Lo único que me preocupa es que van a estar cerca. Ojalá sea así porque los dos llevan el mismo motor. Confío en que Renault haga un chasis que se pueda acerca al McLaren y van a estar cerca. Se han respetado mucho siempre pero es una situación que si hay algo que me preocupa en la F1 es que algún día puedan tener un problema entre ellos. Espero que no lo tengan porque cuando estás en una salida es muy fácil tener un toque. Han salido infinidad de veces cerca y nunca ha pasado nada. Confío en que Fernando va a dar un paso adelante con el motor Renault y que Renault y Carlos darán también ese paso para estar peleando por los puntos constantemente.

¿Ve a Fernando Alonso tan feliz como dicen?

Sí. Está más confiado, pero hasta que la temporada oficial no arranque será difícil saber exactamente dónde puede estar

Fuente: http://www.mundodeportivo.com/motor/rally-dakar/20180309/441373781297/carlos-sainz-ha-habido-contacto-equipos-dakar.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *