Isidre Esteve: “Este año me he divertido”

Con su coche adaptado el piloto de Oliana ha terminado 21º, superando sin problemas las difíciles dunas de Perú y siendo competitivo en todos los terrenos: “Es el Dakar que me hubiera gustado correr en moto”, sentencia.

Dos días tumbado en el sofá de casa e Isidre Esteve llega como nuevo a la redacción de Mundo Deportivo para contar su historia en este rally Dakar’2018 que le ha visto terminar en coches entre los 21 primeros y tras dos ilustres como Mikko Hirvonen y Orly Terranova, un éxito que no ha pasado desapercibido para los fanáticos de esta durísima competición del motor.

“No hace falta pasar por el ‘taller del médico’. Estoy fantástico, el cojín funcionó muy bien, mi piel está impecable como el año pasado y como el Dakar ha ido bien a nivel de día a día con el paso adelante al ir en autocaravana y de resultados hace que el ánimo esté arriba y uno se canse menos. No ha hecho falta pasar por el taller médico, sólo por el taller de casa que es el sofá. Llegué el lunes por la mañana y he estado estirado en el sofá de casa lunes y martes y esa ha sido la cura más importante”.

8.793 kilómetros de recorrido de este durísimo Dakar, el más africano de los celebrados en Sudamérica, y en ningún momento el piloto del Repsol Rally Team se planteó qué estaba haciendo allí: “Nooo”, dice categóricamente. “De las ediciones que he hecho en coche, 2009, 2017 y 2018, este año me he divertido. Sí que ha habido dos momentos, pero yo nunca digo qué hago aquí porque esto me gusta mucho, sí que digo ‘esto no me puede estar pasando ahora’”.

“Hubo una etapa llegando a Chilecito que estaba 23 de la general y de la etapa, bien clasificado y sin problemas, e hicimos 50 kms de noche en una segunda especial que comenzábamos a las 19.15 h. Y en la parte final rompimos la correa del alternador con lo que la batería dejaba de cargar. Los últimos 10 kms, con roderas de agua y barro y pensaba ‘aquí se me va a parar y no lo volveremos a arrancar’. Llegué tan estresado al campamento, fue el día que sufrí más. El otro fue el penúltimo día llegando a Córdoba con dos especiales separadas por 400 kms de enlace. Empezamos a las cinco de la tarde y los últimos 30 kms de noche, encima una zona lenta de piedras, arriba de la montaña solos. Llegamos al campamento a las 11 de la noche. No ha sido una dureza límite sino un tema de horario que te hace terminar las especiales de noche”

Fueron difíciles las dunas de Perú pero haberlas superado le da más valor a lo que he hecho”

“Todo lo demás ha sido genial, Perú ha sido magnífico, yo es el Dakar que me hubiera gustado correr en moto porque la moto y las dunas te permite una libertad impresionante puedes subir donde quieras te puedes hundir que con la moto sales, pero con el coche… Nosotros íbamos con un buen coche y subía por todas partes pero las dunas eran tan picadas que si ves el coches está descabezado por delante de picar de morro al fondo de la duna y por detrás de picar para volver a subir. Fueron difíciles las dunas de Perú pero haberlas superado le da más valor a lo que he hecho”, apunta Isidre Esteve.

Y por primera vez ha podido disponer de un ‘motorhome’ que le ha cambiado la vida: “Este año hemos dado un paso adelante al ir en autocaravana que en el Dakar eso es excelente y en mis condiciones aún tiene más valor. Los anteriores los hice en tienda de campaña. Tu sabes lo que es llegar un día cansado y con el elevador subes del coche a la autocaravana, ducha, te comes la pasta y a dormir. Se aprovecha el tiempo y al día siguiente te levantas como nuevo, es una pasada”, cuenta alborozado.

Motero de los de siempre,-”de no ser por la lesión yo continuaría corriendo en moto”, dice- , una gravísima caída de la Baja Almanzora de 2007 lo confinó a una silla de ruedas. Dos años después se presentó en coche al Dakar y su determinación le llevó a terminarlo aunque con graves heridas. Regresó mejor preparado en 2017 y sentado sobre el cojín inteligente creado por la ‘Fundació Isidre Esteve’ está siendo cada vez más competitivo y este año ha rozado el top-20. “Yo en este Dakar quería ser competitivo y por eso me marqué el top-20, quería hacerlo bien cada día, estar con los de delante. Delante de mi han terminado Hirvonen y Terranova, dos pilotos oficiales con estructuras oficiales, mucha experiencia, que saben conducir mejor que yo que estoy aprendiendo y está muy bien, está perfecto”, apostilla.

Como aprendiz que soy me pondría buena nota, estoy contento no tanto por el resultado, sino porque cada día hemos estado en disposición de correr, nunca a conservar la mecánica para poder acabar”

“Llevo tres años en coche y se aprende rápido, el coche te lo hace fácil, cuanto más bueno es el coche más fácil de llevar es pero aún estoy aprendiendo. Como aprendiz que soy me pondría buena nota, estoy contento no tanto por el resultado, hacer 21º, 19º o 23º da igual. Sobre todo porque cada día hemos estado en disposición de correr cada día, nunca a conservar la mecánica para poder acabar. Teníamos una estrategia de correr cuando favoreciera el terreno y la hemos llevado a término. Y hemos aprendido, en las dunas sin problemas y los problemas han sido comunes a todo el mundo. Lo importante ha sido ser competitivo cada día y acabar las etapas contento”.

Considera que “me deben faltar un par de años para llegar a mi nivel de exigencia. No soy yo sólo, también es mi copìloto (Txema Villalobos) y el equipo que trabaja conmigo, Cuando vas rápido todo pasa más rápido y todo se hace más rápido y se cometen más errores y si vas por encima de tus posibilidades duras cuatro días. Creo que lo estamos haciendo bien y necesitamos un par de años más para continuar creciendo y eso va llegando sólo. Lo importante es ir llegando a ese grupo que en la salida es de sólo 15 pilotos con mucho de todo, nivel y coche. Y allí estaremos, no tengáis ninguna duda”, lanza convencido el de Oliana.

Isidre le pone muy buena nota al rally que ha diseñado Marc Coma para esta 40ª edición: “Marc lo ha hecho muy bien, ha tenido un proceso de adaptación y lo que le limita o da margen es dependiendo por los países por donde pueda pasar la carrera. En Perú tuvo cierta libertad y organizó un rally guapo y Bolivia y Argentina ya está bien lo que hay. Y ha trabajado mucho en complicar la navegación y eso ha bajado el ritmo de delante, ha trabajado en poder separar motos y coches para que haya menos riesgo. Y ha sabido crear un equipo a su alrededor para que esto funcione”.

“Somos unos privilegiados porque tenemos compañeros de viaje fantásticos que son nuestros patrocinadores y que tienen tantas ganas como nosotros y en 2019 estaremos allá de nuevo”

Y el año próximo va a presentarse puntual a la cita con su 15º Dakar: “Somos unos privilegiados porque tenemos compañeros de viaje fantásticos que son nuestros patrocinadores y que tienen tantas ganas como nosotros y en 2019 estaremos allá de nuevo e intentaremos hacer un calendario pre Dakar lo más exigente posible para llegar lo mejor posible. Han de haber 4 o 5 test antes, dos carreras antes sino es demasiado arriesgado tener problemas de adaptación desde el primer día”.

Cuenta Isidre Esteve que “lo que no está aún decidido es el coche y el equipo, si seguiremos con ellos y corregiremos cosas del coche actual o adoptaremos otro, aún no lo sabemos. El equipo está muy bien y el potencial del coche es mayor del jugo que le hemos sacado. Con mi discapacidad hay un proceso de preparación del coche, los mandos se han de afinar mucho y el coche se ha de adaptar al piloto. Trabajando un poco y puliendo detalles se puede ser mucho más competitivo sin necesidad de subir a un coche del primer escalón, pero eso lo determinará el presupuesto que tengamos”

“Mis ganas son siempre todas, Isidre se adaptará a cualquier tipo de vehículo siempre que no sea dar un paso atrás, ir atrás no lo tengo contemplado”, zanja el ilerdense.

Fuente: http://www.mundodeportivo.com/motor/rally-dakar/20180125/44260703955/isidre-esteve-este-ano-me-he-divertido.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *