Joan Barreda: “Sin tanta mala suerte deberíamos tener ya algún Dakar”

Comiendo un bocadillo después de realizar decenas de entrevistas, pero con una enorme sonrisa. Así nos atendió Joan Barreda a pocas semanas de iniciar el asalto al que espera que sea su Dakar.

Sencillo e introvertido, pero sabedor de que es el gran líder del Monster Energy Honda Team, el castellonense afronta una edición de la mítica carrera americana clave para él. Después de varios años de problemas de fiabilidad y un último curso con un grave error de equipo que le apartó del título, el español no pierde la esperanza y viajará al Dakar con la conciencia muy tranquila.

Entre bocado y bocado, sin querer hacernos esperar más de la cuenta, se muestra consciente de que en los últimos años siempre ha hecho los deberes y espera que esta vez la suerte no le vuelva a dar la espalda para poder por fin recoger los frutos de un trabajo muy duro que este año se complicó por una dura lesión en la mano. Joan va a por el triunfo con el mismo ‘hambre’ con la que nos atiende.

Cada año repetimos la frase “éste es el año de Barreda”. ¿Lo será el 2018?

El año de Barreda lo han sido los últimos tres años porque siempre he podido demostrar mi nivel y hacer una carrera perfecta a mi manera como hice el año pasado. Esa es mi responsabilidad y por lo que trabajo todo el año y lo que intento hacer. A partir de ahí, hay cosas externas como la moto, que en los años anteriores habíamos tenido problemas, o lo sucedido el año pasado, que fuimos penalizados por la estrategia (repostaron en un punto en el que no estaba permitido). Es algo que a mí se me escapa. Desde el primer momento sabíamos que con un equipo joven como el Monster Energy Honda Team pueden pasar estas cosas, pero sí que es verdad que sin tanta mala suerte deberíamos tener algún Dakar en el bolsillo.

¿Cree que le falta suerte?

Hay que intentar hacer una carrera normal, sin que haya cosas raras y que salga todo bien. El Dakar es una carrera muy larga y son muchos factores externos los que influyen. No solo cuenta el ir encima de la moto, sino el tener un equipo muy grande, con mucha gente, un reglamento muy ambiguo, y entonces, para ganar todo eso tiene que estar todo perfecto. No se hace de un día para otro.

La penalización del año pasado le apartó de la victoria. ¿Es ese el mazazo más duro de su carrera?

Tenía sensación de impotencia. Pero no es el primer año que pasa algo. Fue un mazazo muy duro y al día siguiente me costó mucho subirme de nuevo a la moto. Pero pese a ello, al llegar a casa estaba muy orgulloso del trabajo que había hecho en el Dakar y durante todo el año, así como había preparado esa carrera y el nivel que había demostrado. Por eso también me siento muy valorado por los patrocinadores y marcas. Es verdad que la carrera no salió, pero me siento muy valorado.

¿Y cómo hace un piloto como usted a salir y jugarse la vida cuando ya sabe que no podrá ganar?

Es así. Este deporte es una disciplina muy arriesgada. Dentro del off road yo creo que es la disciplina más peligrosa. Pero esto es así y lo aceptamos. Somos como los toreros: entramos al ruedo. La verdad es que cuando vas encima de la moto y todo funciona bien tienes esa sensación de control y seguridad y eso es un poco lo que hay que buscar y lo que nos tiene que llevar a conseguir buenos resultados.

¿Se siente más fuerte que el año pasado?

Me siento con más experiencia y más fuerte en muchas cosas. Por otro lado, también este año tengo el factor de la mano, que me afectará, espero que lo menos posible. Pero fuera de esto, lo afronto con más experiencia y trataré de mejorar las sensaciones en los últimos días antes de la prueba.

¿La lesión le ha complicado la temporada?

La lesión se complicó más de la cuenta. Tuve una fractura con 4 huesos rotos en la mano. Bastante fea. La vida del deportista a veces es así. Para eso hemos trabajado durante todos los días. Yo creo que he ido a todas las clínicas de España. El objetivo era acelerar al máximo la recuperación y hay que ver si consigo llegar con un mínimo de condiciones de la mano.

¿Ha sido un golpe anímico?

Es duro. Han sido unos meses complicados. Las últimas semanas veía que uno de los huesos no terminaba de consolidar. Estuvimos a punto incluso de volver a pegarlo, pero finalmente vimos que había empezad a pegarse. Esto me alivió muchísimo. Llegué a pensar que se me volvía a escapar el Dakar. Un mes y medio después de la lesión, aún con muchísimo dolor, el hueso no terminaba de soldarse y la situación se complicó. Empecé a buscar soluciones y a mirar otras opciones. Al final, gracias a Dios empezó a soldar.

¿Qué le ayudó en ese momento?

Psicológicamente, el estrés y la responsabilidad es grande. El equipo y todos no dejaban de preguntar y cuando el médico nos dijo que el hueso empezaba a consolidar fue un alivio. Hay que pensar en positivo y apretar al máximo hasta el último día para llegar lo mejor preparado posible.

¿Ha visualizado la imagen de Barreda ganando el Dakar?

¡Claro! Para conseguir algo, hay que soñarlo muchas veces. Así he conseguido todo en mi carrera deportiva, todo lo he tenido que soñar muchas veces y he trabajado mucho para conseguirlo.

¿Cómo será el Dakar 2018 con las dunas peruanas?

Las dunas darán mucho juego. Será muy interesante, con el factor de la estrategia y una navegación complicada que ha vuelto en los últimos años. Vamos a intentar gestionar bien ese factor desde el primer día, sobre todo en Perú, y veremos si salimos hacia Bolivia un poco favorecidos.

¿Cree que le pueden beneficiar las dunas?

Intentaremos sacar provecho. Es verdad que la carrera no se decidirá ahí porque será la primera semana, aunque será importante salir bien colocado de Perú.

¿Lo más importante es la evolución de la moto en cuanto a fiabilidad que ya se vio en 2017?

El año pasado hicimos un programa muy bueno, en el que participé en gran parte y los japoneses pudieron desarrollar la moto con mi información. Al final se demostró que fue la línea buena a seguir y es la que hemos seguido este año. No se han hecho grandes cambios porque confiamos en que la moto que tenemos es buena y pensando en su fiabilidad.

¿Qué le diría a esa gente que como en el caso de otros pilotos como Alonso o Sordo no se fija en otra cosa que en sus resultados sin ver el trabajo que hay detrás de cada carrera y lo rápido que ha ido?

Hay que ver si uno es muy rápido y si se equivoca él o comete errores. Pero en mi caso, en los últimos años he hecho una carrera rápida y dentro de un margen de seguridad bueno que me ha hecho no tener caídas ni pérdidas grandes en carrera. Eso es lo importante. He trabajado mucho y es lo que voy a intentar hacer. ¿Qué después no sale? Hay que saber los motivos y ver que es una carrera diferente a las demás, de 15 días. No es como en MotoGP, donde puedes fallar en una o dos carreras. Aquí no puedes cometer un solo error.

¿Cuáles son las claves de este Dakar?

Será mantener la concentración para no cometer errores. A partid e ahí hay que ser rápidos, pero sé que lo somos y no hay que volverse locos en ese sentido. Debemos mantenernos ahí y ya se darán las oportunidades.

¿Cómo ve a sus rivales?

Hay un grupo muy bueno de 6 o 7 pilotos muy buenos. Aquí hay tres pilotos con opciones de ganar, y en KTM o Husqvarna también hay alguno. Todos irán a buscar la carrera y es lo bonito de los últimos años en el Dakar.

¿A quién le dedicaría la victoria?

Hay mucha gente que se la merece, pero creo que Honda lo merece mucho porque ha confiado en mí desde el primer momento. Sería muy bonito empezar y acabarlo con una victoria. Hay mucha gente también, familia, gente dentro del equipo muy cercana que lo han vivido igual que yo y que han sufrido en los momentos complicados igual que yo. Si ganamos, pueden estar tranquilos que lo celebraremos bien.

¿Uno de sus puntos fuertes es saber desconectar cuando es necesario una vez finalizada la etapa?

Soy un piloto introvertido, de estar poco con la gente. No depende de la carrera o de si la moto va bien o mal. Es más de cómo me siento. En general, en mi vida también soy así y me gusta ser discreto, ir con la gente de toda la vida. Son años que son muy buenos para mí pero sé que mi vida va a cambiar y que dentro de unos años será diferente. Intento pensar en ello y eso marca mi forma de ser.

Fuente: http://www.mundodeportivo.com/motor/rally-dakar/20171228/433894694423/joan-barreda-sin-tanta-mala-suerte-deberiamos-tener-ya-algun-dakar.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *