“Nunca ganaré el Dakar, esa no es mi lucha”

Transparente, sincera, segura y muy orgullosa por su duodécima posición en el Dakar, Laia Sanz nos atendió en Barcelona consciente de su gran tarea tras terminar por octava vez la prueba más dura del mundo

Transparente, sincera, segura y muy orgullosa por su duodécima posición en el Dakar y por haber terminado por octava ocasión la prueba más difícil del mundo, aquella en la que nunca ha abandonado. Así atendió Laia Sanz a MD en Barcelona, ya ansiando descansar tras superar con gran nota el Dakar más duro de los disputados hasta la fecha en Sudamérica.

Pese a vivir uno de sus mejores momentos, la piloto de Corbera de Llobregat, mantiene los pies en el suelo e insiste en que nunca ganará un Dakar. No le molesta asegurarlo ni que la gente sueñe con dicha posibilidad. Prefiere ser “realista” y seguir dando gas con objetivos muy claros que a su vez están al alcance de muy pocos.

¿Qué valoración hace de su Dakar y qué nota se pone?

No sabría decir una nota en concreto, pero ha sido un muy buen Dakar y que hubiera firmado seguro antes de irme. Cuando ves cómo ha ido la carrera y lo cerca que estaba del Top-10, quizás siempre piensas que podría ir un poco mejor. Pero en una carrera como el Dakar le pasan tantas cosas todo el mundo que tampoco vale ahora decir el típico ‘si no llega a ser por ese día…’

¿Después de sufrir tanto la dureza de este Dakar qué es lo primero que hizo al llegar a casa?

Comer un buen ‘pa amb tomàquet’ con una buena tortilla de patatas (risas). Estos días no he tenido mucho tiempo de desconectar pero la próxima semana empezaré vacaciones de verdad. Este fin de semana estaré en Basella para dar un paseo y después haré alguna escapadita a esquiar o a la playa. Tendré un mes de febrero tranquilo y no disputar el Mundial de Enduro este ño es una ventaja ya que así me puedo relajar de verdad. El año pasado fue muy intenso y necesito parar un poco.

Nunca ha abandonado en el Dakar. ¿Es la ‘indestructible Laia’?

No (risas). Algo de suerte seguro que también he tenido, pero acabar 8 Dakars de 8 participaciones no es casualidad. Es importante conocerse a sí mismo y no intentar ir al límite porque es una carrera difícil de acabar porque pasan demasiadas cosas.

¿No competirá en el Mundial de Enduro. En qué competiciones participará?

Estaré en alguna carrera de la Copa del Mundo de Rallies. Continuaré entrenando enduro como el año pasado pero sin tener esa presión y desgaste durante todo el año porque al final acabé la temporada en octubre y me encontré que estaba casi en el Dakar.

En la etapa maratón del Súper Fiambalá tuvo una fea caída. ¿Pasó miedo?

No, pero me podía haber hecho mucho daño. Cuando ves las imágenes ves que cuando me levanto estoy ‘grogui’ y entonces da más respeto

¿Qué pasó aquel día?

Los diez primeros de la etapa de motos los mezclaban con los 10 coches y 5 camiones más rápidos. Y cuando yo salí, el terreno ya estaba todo trinchado. Cuando está así, por mi tipo de conducción, me cuesta mucho. Era muy peligroso y luego tuve que comer mucho polvo de un camión durante varios kilómetros. Ahí me alejé de los diez primeros.

¿Se queda con la ‘espinita’ clavada por no acabar décima?

No. No sirve de nada pensar en Fiambalá y en lo que podía haber hecho, porque al final el que acabó décimo dirá que si un aquel día le hubiera ido mejor hubiera sido séptimo. Todos estamos en la misma situación. Todos tienen días que pierden tiempo o que le ha pasado algo y de nada sirve ahora lamentarse por un día malo. He acabado cerca de los 10 primeros y 12ª es un resultado muy bueno también.

¿Cómo es pilotar tras un camión en medio de la nada?

Fue horroroso (suspira). No sabía si él me veía pero tampoco me dejaba pasar. Y lo único que puedes hacer es perder tiempo. Además, era una zona rápida, en la que ellos no corren tanto como nosotros. Comí mucho polvo, con el peligro que eso supone. Iba junto a Barragán y tuve que tomar riesgos.

¿Puede ser este punto algo que achacar a la organización?

Han hecho un muy buen trabajo con el recorrido de este año, pero la etapa del Súper Fiambalá no me gustó nada. Cada año que ha habido una etapa así he caído de forma fuerte. Se lucha mucho por la seguridad de los pilotos y no creo que tenga demasiado sentido que se haga esto. Y si se hace, se podría hacer con una etapa cualquiera.

¿Es lo único que cambiaría?

Este año el Dakar me ha encantado. Creo que en motos se ha mantenido mucho la dificultad pero no hemos tenido ni días imposibles como otros años, que hubo días de debacle total, ni ninguna jornada de tregua. Los coches y los camiones sí lo pasaron muy mal en Perú. El segundo día que salíamos detrás de los coches, por primera vez en mi vida no los envidié ,porque veías a muchos que se habían quedado enganchados y trozos de parachoques por todos lados de coches que habían volcado en la arena. Sufrieron mucho.

¿Cómo se ha sentido como piloto oficial de KTM y con el mismo material que sus compañeros?

Ha sido mi tercer Dakar con ellos. Tiene mucho mérito que KTM haya llevado este año una moto totalmente nueva. Ha cambiado todo: chasis, motor y todo. Y normalmente cuando sale una moto nueva siempre hay problemas en cualquier moto y ninguno de los pilotos tuvimos contratiempos. Además, en los últimos 4 años han ganado 4 pilotos KTM distintos y eso quiere decir que han hecho un gran trabajo. No es cosa de un piloto sino de todo el equipo.

¿Cómo son cracks como Price, Sanderland o Walkner en un mismo ‘gallinero’?

Este año ha sido brutal el buen rollo que ha habido. Es curioso, porque hay muchos gallos en el gallinero. Está Meo, que es campeón del mundo de Enduro, Toby Price, campeón de un Dakar, también Sunderland y ahora Matthias, que además es campeón del mundo. Y hay buen rollo pese a ello. Eso hace mucho, ya que en KTM no hay pilotos número 1 como en otras marcas sino que todos salen con las mismas condiciones. Eso ayuda a que no haya guerras dentro del equipo, sino al contrario.

¿Por qué cree que ganó Walkner?

Es el que menos falló. Puede que no fuera el más rápido, pero es que en un Dakar no gana el más veloz, sino el más completo, el que menos falla, y así ha sido.

KTM lleva 17 años ganando consecutivamente y en los últimos 4 años, con cuatro pilotos distintos. ¿Le molesta que la gente le pida ahora que gane usted?

No me toca. No me molesta sino que simplemente no es algo real. Mi guerra es luchar entre los 15 primeros o si puedo entrar en el Top-10. Entrar entre los 10 primeros para mí es como para Walkner ganar el Dakar. Al final, soy realista y tengo muy claros donde están mis objetivos y hasta donde puedo llegar. Creo que es una cuestión de velocidad, físico y toda una suma de todo. No puedo luchar por estar entre los 5 primeros del Dakar, soy realista.

¿Y si usted tuviera que diseñar un Dakar para ganarlo cómo sería el recorrido?

Es imposible. Si fueran dunas para hacer con una moto de trial en lugar de con una moto de rally entonces tendría alguna opción. Pero ganar es imposible y soy realista. Eso sí, si se repiten recorridos como el de este año lo tengo mejor para hacer un buen resultado, si es como en 2017 lo tengo más difícil. Pero estamos hablando de que puedo mejorar 3 o 4 posiciones. Nunca ganaré el Dakar.

¿Pudo hablar con Etienne Lavigne sobre las declaraciones que hizo de que el Dakar era una carrera más para hombres que para mujeres?

Nos encontramos allí y todo fue muy bien. Creo que las palabras se sacaron un poco de contexto. No sé que pasó pero no hubo ningún problema.

¿Prefiere quedarse con el hecho de no haber abandonado nunca en el Dakar o con la duodécima posición en la general?

Creo que acabar un Dakar en moto tiene mérito porque si te pones a mirar, la mayoría de pilotos que acumulan tantos años en moto han tenido que dejarlo alguna vez o un tanto por ciento elevado. Acabar todos los Dakars tiene mérito y sobre todo en los últimos 5 años, en los que siempre he estado entre los 16 primeros, que eso todavía tiene más mérito. He acabado todos los Dakars y encima en los últimos lo he hecho a buen nivel.

La única mujer que ha ganado el Dakar en coches, la alemana Jutta Kleinschmidt, apuntó que usted debería pasarse ya a los coches. ¿Qué opina?

Hemos firmado con KTM así que todavía me queda mucha cuerda en moto. Pero también espero que mi momento con los coches ojalá se esté acercando. Tengo claro que no correré en moto toda la vida y que es una buena manera de alargar la carrera deportiva. Los coches me gustan mucho y ojalá haya alguna opción. Ojalá tuviera ofertas al respecto pero es difícil formarse como piloto de coche, aunque hace unos años tampoco imaginaba estar en el sitio que estoy ahora. ¿Por qué no soñar?

¿Cree que vive su mejor momento?

Estoy en muy buen momento. En el equipo estoy muy bien y ellos están muy contentos conmigo y eso se nota. Hay muy bien ambiente en el equipo y me respetan mucho. Lo agradezco mucho. Físicamente también estoy muy bien, así que no sé si decir que es mi mejor momento pero estoy muy bien. Me he preparado muy bien este año, he mejorado y ahora hay que seguir la misma línea, sabiendo que siempre se puede avanzar.

Fuente: http://www.mundodeportivo.com/motor/rallies/20180202/44476432319/nunca-ganare-dakar-no-es-mi-lucha.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *