Sébastien Ogier gana su 6º Campeonato Mundial WRC en Australia

El piloto francés Sebastien Ogier ha logrado su sexto mundial de rallyes, el segundo desde que, con el abandono repentino por parte de Volkswagen, fichase por el equipo M–Sport, que en dos años ha sumado un campeonato de equipos y dos de pilotos, unos resultados realmente increíbles si tenemos en cuenta la mínima implicación de la marca Ford frente a la del resto de marcas, que cuentan con equipos oficiales.

Todos necesitaban que fueran ellos los que fallaran para llegar a la segunda pasada por Wedding Bells con opciones reales de conseguir frenar la racha que los Sébastien ya extendían durante los últimos quince años

Los 7,16 kilómetros de esta popular especial, la cual recibe dicho nombre porque un minero que trabaja extrayendo oro se llevó allí a su mujer para celebrar la luna de miel, estaban preparados para ver quién de los tres equipos que llegaban con opciones a este rally terminaría coronándose en 2018.

No hubo ni tan siquiera que llegar a la Power Stage y repartir los puntos extra del último tramo de la temporada. Primero el toque de Thierry Neuville en el TC22, seguido por la colisión con un árbol de Ott Tänak en el TC23, terminaron por darle matemáticamente a Sébastien Ogier y Julien Ingrassia el que era su sexto Campeonato del Mundo, el más peleado de sus carreras deportivas dentro del Mundial de Rallyes y la perfecta despedida para su relación con el equipo M-Sport al que llegaron a finales de 2016 con una explosión de jubilo y una apuesta “todo o nada” por parte de Malcolm Wilson.

Todo parecía un sueño. Apenas hace 10 años estaban debutando en los embarrados tramos galeses al volante de un Citroën C4 WRC cuando Olivier Quesnel decidió darle una oportunidad animado por el presidente de la FFSA. Habían conseguido quizás por segundo año consecutivo el no ser los más rápidos, ni tampoco tenían el mejor coche o el mayor número de opciones técnicas, sin embargo, Sébastien Ogier demostraba que sigue siendo posiblemente uno de los pilotos que mejor gestiona la presión en el Campeonato del Mundo. El círculo se cerrará en 2019, el dorsal número uno regresará a las puertas de los modelos de la firma de los dos chevrones aunque ninguno estará satisfecho hasta que esto se repita por méritos conjuntos, algo que significaría que Ogier sería campeón con tres fabricantes distintos, repitiendo la hazaña de Juha Kankkunen.

Llegado el momento, Thierry Neuville no pudo soportar la presión. El pinchazo del viernes y el pequeño recto en una de las chicanes artificiales vendría seguido de numerosos toques arriesgando, dos en el primer bucle del domingo, algo que terminaría desembocando en el toque en la primera especial vespertina en el que perdería la rueda y cualquier opción y sueño de que este año fuera el de su Campeonato del Mundo absoluto. El belga, copilotado por Nicolas Gilsoul llegó a ser el principal favorito, especialmente después de la doble victoria en Portugal y Cerdeña antes de irnos al parón veraniego, sin embargo, su final de temporada terminó por hipotecar sus opciones de título y en parte influyó en que también se le escapara a Hyundai Motorsport el constructores.

Las sonrisas de complicidad ya en la asistencia con el pasamanos realizado por Neuville a todo el equipo prometen que el año que viene volverán con más fuerza. También en el caso de Andreas Mikkelsen prometía regresar con fuerzas renovadas en 2019. El noruego ha terminado con 84 puntos, 11 más de Paddon y 13 más que Dani Sordo, estos dos últimos con seis pruebas menos disputadas. Neuville se conformaba con el subcampeonato, el cuarto como piloto del WRC y el tercero consecutivo.

En el caso de Ott Tänak queda la sensación de haber visto la mejor versión del estonio cuando ha corrido sin presión y solo los abandonos en Gales y Australia, así como el pinchazo en España cuando también era líder parece poner un pequeño pero a este excelente 2018. Toyota ha encontrado a su campeón en potencia, y ahora, con el título de fabricantes ya en el bolsillo, solo le queda darle el mejor material a los tres para pelear en 2019 por el de pilotos.

La victoria conseguida por Jari-Matti Latvala no solo les permitía ser el equipo con más triunfos esta temporada, sino que también significaba toda una libreación para el finlandés, el cual continuará un año más con su impresionante racha de una década consiguiendo al menos una victoria parcial por temporada. La presencia de Morizo, el monigote que representa a Akio Toyoda se dejaba ver en el triunfo y la celebración del título de fabricantes. Aquí, en este punto, Toyota anunció su compromiso con el WRC hace cuatro años, cuando Akio se puso al volante en la misma especial de Wedding Bells de aquel Toyota GT86 4×4 que le construyó Mäkinen.

El podio final del Rally de Australia 2018 lo completaban Hayden Paddon (último rally con Seb Marshall como copiloto) y Mads Ostberg, ambos pilotos que no tienen asegurado sus futuros en el Mundial de Rallyes y que aquí han mandado claras señales de lo que pueden hacer si se les da una oportunidad más después del parón sin competición que han mantenido ambos entre Gales y Australia. Veremos si Malcolm Wilson estaba atento a ellas o si estaba ocupado celebrando el título de Ogier y pensando en otras opciones para sentar en sus Ford Fiesta WRC el año que viene. Cuarto sería Esapekka Lappi, seguido por Sébastien y un Elfyn Evans que también busca estar en la próxima temporada. De nuevo Teemu Suninen se tenía que retirar casi al final de una jornada, en este caso por un toque en el tramo anterior que ya no le permitió afrontar la Power Stage cuyos puntos se repartirían Ogier, Lappi, Evans, Ostberg y Latvala.

Ha sido un gran viaje juntos. Simplemente quería disfrutar de este último momento, de atacar por última vez con este coche. Ha sido fantástico, espero no echarlo de menos. Quiero agradecérselo al equipo, especialmente a Malcolm. Estoy muy orgulloso de él y de lo que ha conseguido. Es el mejor jefe que uno puede tener en este deporte.

Clasificación final del Rally de Australia 2018:

N Piloto Copiloto Coche Tiempo Dif. 1º
1. J. Latvala M. Anttila Toyota Yaris WRC 2:59:52.0
2. H. Paddon S. Marshall Hyundai i20 WRC 3:00:24.5 +32.5
3. M. Ostberg T. Eriksen Citroën C3 WRC 3:00:44.2 +52.2
4. E. Lappi J. Ferm Toyota Yaris WRC 3:00:54.3 +1:02.3
5. S. Ogier J. Ingrassia Ford Fiesta WRC 3:02:22.8 +2:30.8
6. E. Evans D. Barritt Ford Fiesta WRC 3:02:57.1 +3:05.1
7. C. Breen S. Martin Citroën C3 WRC 3:08:51.0 +8:59.0
8. A. Heller J. Díaz Ford Fiesta WRC 3:22:20.5 +22:28.5
9. S. Glenney A. Sarandis Skoda Fabia R5 3:26:53.8 +27:01.8
10. J. Serderidis L. Vanneste Ford Fiesta WRC 3:35:06.1 +35:14.1

Clasificación final del Campeonato Mundial WRC 2018 – PILOTOS

N Piloto Pts
1 Sébastien Ogier 219
2 Thierry Neuville 201
3 Ott Tänak 181
4 Jari-Matti Latvala 128
5 Esapekka Lappi 126
6 Andreas Mikkelsen 84
7 Elfyn Evans 80
8 Hayden Paddon 73
9 Dani Sordo 71
10 Mads Ostberg 70

Clasificación final del Campeonato Mundial WRC 2018 – EQUIPOS

N Equipo Pts
1 Toyota Gazoo Racing WRT 368
2 Hyundai Shell Mobis WRT 341
3 M-Sport Ford WRT 324
4 Citroën Total Abu Dhabi WRT 237

 

En lo referente a este sexto título de Ogier, las cifras revelan otra temporada brutal, el francés ha pasado de las dos victorias y nueve podios en trece rallyes del año pasado a cuatro victorias, el doble, y seis podios en el mismo número de citas, lo que revela que no solo ha conservado la regularidad de la pasada temporada, si no que también ha sido capaz de ser el mas rápido en mas pruebas. Además, en los momentos finales de la temporada, cuando las espadas estaban en todo lo alto, el piloto francés ha logrado sumar muchos mas puntos que sus rivales, en las últimas tres pruebas ha cosechado 65 puntos, por los 24 de Thierry Neuville y los 17 de Ott Tanak.

El factor final que ha dado el sexto título a Ogier ha sido su habilidad para no cometer errores en el momento más importante de todo el año, el último bucle del Rallye de Australia, donde, primero Neuville, que arranca la rueda en el primer tramo, y luego Tanak, que estrella su coche contra un árbol, cometen sendos errores al apurar las pocas opciones que les quedaban en unos tramos que estaban tremendamente complicados debido a las fuertes lluvias caídas; por su parte, el piloto de M – Sport prefirió no arriesgar en absoluto y esperar acontecimientos, por lo que consiguió llevar a meta el Ford Fiesta WRC, resultado suficiente tras las salidas de pista de sus rivales.

La próxima temporada, bajo los colores de Citroën y acompañado una temporada más por Julien Ingrassia, que ya suma seis campeonatos del mundo de copilotos, Sebastien Ogier buscará el que puede ser su séptimo mundial, siendo, en caso de suceder, el tercer equipo que el piloto francés hace campeón, pero eso será el año que viene, concretamente el 22 de enero, cuando dará comienzo el Rallye de Monte Carlo, primera cita de un calendario que tendrá una más que este año. Por el momento, es turno de festejar y descansar para lo que se avecina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *