El futuro de Opel en competición, un rompecabezas de difícil solución

Dos años para un programa en el Mundial de Rallyes.

Dos años para que un fabricante vuelva a tener las cuentas en verde y para que el Grupo PSA recupere parte de la inversión realizada por la compra de la marca alemana a sus antiguos propietarios de General Motors.

Precipitado cuanto menos si nos paramos a analizarlo fríamente y viendo la forma de actuar de los fabricantes en la actualidad ante grandes programas deportivos internacionales.

Esta reflexión no ha sido improvisada, sino que viene influenciada por las declaraciones realizadas por Carlos Tavares durante el pasado Rallye Monte-Carlo. Allí, el responsable del conglomerado de marcas galo hacía un repaso a la actualidad deportiva de los fabricantes bajo su mando. Además de no hacer referencia a la reducción de presupuesto para Citroën Racing en el WRC, los motivos de la salida de Yves Matton o aclarar la razón por la que Peugeot terminó por decidirse por el World RX y no por Le Mans.

Frente a la prensa internacional, Tavares también reconoció la posibilidad de que Opel gozara de un programa de competición en el futuro, concretamente aprovechó el escenario para hablar del WRC y dejar abierta la opción de un regreso de la marca a un campeonato del que lleva alejada treinta años. No hubo promesas, ni compromisos, pero aun así esta puerta abierta ha sido aprovechada para comenzar a hablar de la opción de ver a los de Rüsselsheim construir un World Rally Car de cara 2020.

Tenemos evidentemente en el panorama de Opel la idea de que esta marca ha estado muy presente en el mundo de las carreras en el pasado. Su historia y sus raíces deportivas se prestan a una presencia en competición, pero hay también urgencias y prioridades. A corto y medio plazo la prioridad es devolver a Opel al camino de los beneficios, si no la marca desaparecerá. Las carreras se mantendrán por lo tanto en un segundo plano mientras la empresa no se recupere de cara a financiar su propio desarrollo y tener el placer de plantearse la cuestión del rendimiento a nivel de marketing y de las inversiones necesarias en competición

Antes de competir, tocará sobrevivir:

La intención de Tavares y el resto del Grupo PSA es la de asegurar la supervivencia de Opel, consiguiendo que esta comience a ser rentable a partir de 2020. Ese es el primer paso en el programa que tienen planteados los franceses para el futuro a medio plazo de su reciente adquisición. El siguiente será el de comenzar a renovar sus productos, ya con el diseño y el carácter que decida la nueva dirección y su rol dentro del conglomerado de fabricantes.

En cuanto a producción, todo esto vendría seguido de la electrificación a la que también serán sometidas Peugeot, DS Automobiles y Citroën ya mediada la próxima década. Sin embargo, el propio Tavares ha sido claro una vez más, primero la marca debe demostrar que puede respirar sin asistencia, después ya se verá. Una buena muestra de ello ha sido precisamente lo visto la semana pasada con la factoría de Figueruelas y la fabricación del nuevo Opel Corsa.

Opel, al igual que cualquier marca del Grupo PSA, tendrá la oportunidad de tener su programa de deportes de motor tan pronto como le demos la vuelta a la compañía. Esto es muy claro. Actualmente la competición para Opel es muy delgada. Está el Adam R2, pero este es un campeonato monomarca y no cuesta mucho para la compañía. La prioridad para Opel es sobrevivir. Ese es el punto clave. No quiero que pierdan el foco. Quiero decirte la verdad. Considero que mi ADN es decirle la verdad y no lo que le gustaría escuchar. En cuanto se recupere Opel y nuestro compromiso es a 2020, podremos volver a hablar de ello y estaré ansioso por contar con ingenieros alemanes que trabajen en el automovilismo tanto como ingenieros franceses, españoles e ingleses; todo será posible siempre y cuando la recuperación no esté en juego.

Todo esto, me hace llegar a la conclusión personal de que no, no habrá un World Rally Car de Opel en 2020 por mucho que se revierta la situación de la marca (que deseamos que así sea), especialmente por los tempos que suelen implicar un programa así. Menos aún coincidirían Citroën y su hermanastra dentro del mismo campeonato. El portugués ya ha dejado claro en más de una ocasión que sólo habrá un programa internacional para cada marca, con Peugeot centrada en el e-WRX, DS en la Fórmula E y la firma de los dos chevrones en el WRC, al menos por el momento.

La llegada de Porsche, Mercedes y BMW debería asegurar la continuidad de la marca premium dentro del campeonato de monoplazas eléctricos, mientras que la firma del león buscará al público juvenil en el Mundial de RallyCross. No hay mucho espacio para maniobrar, por lo que la gran incógnita sigue siendo la de Citroën especialmente tras las decisiones tomadas este año. Tavares aseguró que los programas deportivos de las marcas del Grupo PSA suele durar de 3 a 5 años, así que la continuidad debería estar asegurada al menos hasta 2020, dependiendo de los resultados del C3 en estas dos próximas temporadas.

¿Construir un Opel bajo la reglamentación R5? Sí parece una alternativa más plausible, especialmente teniendo en cuenta que el Citroën C3, el próximo Peugeot 208 y el futuro Opel Corsa compartirán plataforma. Sigue sin estar claro si el lanzamiento de este último modelo se producirá en 2019 o 2020, por lo que complicará en parte la creación de un carreras-cliente aprovechando la experiencia con el C3 R5.

El Opel Adam R2 por su parte debutó en 2014, por lo que debería estar muy cerca la llegada de un relevo, en gran parte supeditada a la llegada del nuevo reglamento de la FIA que no debería retrasarse mucho más. Si PSA da luz verde a nuevo R2T será una buena señal para el futuro, pero difícilmente veremos un WRC de la marca teutona en los próximos años.

Por último, no es descartable la vía TCR ahora que la reglamentación se ha convertido en la referencia internacional entre los turismos. Recordemos que el Opel Astra OPC TCR llegó demasiado pronto, por lo que tendría cierta lógica el encontrar un nuevo modelo afianzado dentro del lucrativo negocio carreras-cliente.

Vía | Motorsport-News

Fuente: https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/el-futuro-de-opel-en-competicion-un-rompecabezas-de-dificil-solucion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *