El Mundial de Rallyes debe sacar tajada de un WRC2 de muchos quilates

Mientras que la categoría absoluta está viviendo una etapa positiva, con la llegada de los nuevos coches así como un dominio más moderado por parte de Sébastien Ogier, es el WRC2 el que está atrayendo gran parte de las miradas durante las últimas semanas. El anuncio del fichaje de Kalle Rovanperä por Skoda Motorsport completa un primer borrador de lo que puede ser el mejor año de la segunda categoría del Mundial de Rallyes gracias no sólo al súper-equipo conformado por el fabricante checo, sino también por una serie de pilotos.

Más allá de la buena noticia que supone siempre el ver a Jan Kopecký al volante de uno los Fabia R5 oficiales, aunque sea en un programa reducido, el WRC2 podrá disfrutar con la posible defensa del título de su vigente campeón. Pontus Tidemand deberá esperar su turno en el WRC, adoptando una posición similar a la que sufrió Andreas Mikkelsen en el inicio de la temporada 2017 y sabedor de que el mercado de fichajes se moverá irremediablemente a finales de 2018, momento en el que deberá estar lo mejor preparado y colocado para aprovecharse de ello. Falta ahora conocer detalladamente el programa de los tres jóvenes nórdicos (Veiby, Nordgren y Rovanperä), aunque se espera que todos ellos disfruten de un plan de seis o siete carreras.

Sin embargo, la formación de Mladá Boleslav no es la única que está lista para protagonizar la categoría la próxima temporada. Además de la confirmación de los programas con respaldo oficial de Jari Huttunen por parte de Hyundai y de los jóvenes nipones de Toyota (estarán presentes en pruebas seleccionadas, previsiblemente repitiendo con los Ford Fiesta R5 de TMR), también empieza a hablarse seriamente de un posible paso atrás de Mads Ostberg.

El noruego, que ha puesto a la venta el Ford Fiesta RS WRC 2017 de Adapta, ha reconocido a los medios británicos que está listo para bajar un escalón si así lo necesita en su carrera. Lo único que tiene claro el piloto escandinavo es que no competirá por segunda temporada consecutiva en el Rallye de Monte-Carlo, ganando algo más de tiempo para decidir sobre su futuro. De optar por el WRC2, obviamente Mads pasará a estar muy presionado, ya que todo lo que no sean victorias y títulos le lastrarán en sus intenciones de regresar a un equipo oficial del WRC.

Falta por conocer qué sucederá con los pilotos de M-Sport. Si todo parece indicar que Teemu Suninen y Eric Camilli se turnarán el tercer Ford Fiesta RS WRC, ambos pueden ser los elegidos para seguir promocionando el producto de los de Cumbria ante la aparición de nuevos rivales en el mercado de los R5. Ellos dos, junto al vigente campeón del ERC Júnior U28, Marijan Griebel, pueden animar aún más un campeonato que empieza a tener muchos frentes abiertos y que debe gozar de una mayor promoción por parte de los responsables.

En cuanto a los nuestros, habrá que esperar qué deparan las conversaciones durante los próximos meses. Mientras que Cohete Suárez ya ha reconocido estar trabajando junto a Daniel Alonso en su regreso al WRC2 (el programa en el ERC Junior U28 de Peugeot Sport pasará a estar protagonizado por Laurent Pellier), Cristian García y Pepe López buscarán junto a sus respectivos apoyos la opción de llegar a las series intercontinentales. Recordemos que después de su gran temporada en el JWRC y WRC3, Nil Solans estará al volante de un Ford Fiesta R5 de M-Sport y DMACK en 2018, buscando de esta forma aprovechar su segunda experiencia en esta segunda división del WRC.

Fuente: https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/el-mundial-de-rallyes-debe-sacar-tajada-de-un-wrc2-de-muchos-quilates/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *