Rally de Italia-Cerdeña 2018: Sébastien Ogier tampoco se quiere perder la fiesta

Sébastien Ogier no podía ser menos

Después de que Thierry Neuville completara una gran jornada matinal, aprovechándose de las peculiares condiciones meteorológicas que acompañan este año al Rally de Italia-Cerdeña, el piloto galo salía al ataque tras la asistencia del mediodía, algo que se traduciría en un scratch estratosférico que le aupaba ya desde el primer tramo del segundo bucle hasta lo más alto de la clasificación general.

También influía que el líder hasta ese momento, Andreas Mikkelsen sufría problemas con la transmición en su Hyundai i20 WRC. Un trompo en y los problemas para engranar la segunda velocidad le hacían ceder el liderato ya en la segunda pasada por el tramo de Tula, sin embargo, ya en Castelsardo, un semitrompo le dejaba fuera de carrera al no poder volver a poner en marcha su montura. De ser líder con 14 segundos de ventaja sobre su compañero de equipo a una nueva retirada por problemas mecánicos en uno de los inicios de temporada más amargos para Mikkelsen y su copiloto, Anders Jaeger.

Mientras tanto, Ogier seguía a lo suyo. Ya recuperados de la decepción de Portugal, Sébastien y Julien Ingrassia conseguían un scratch 12 segundos mejor que el mejor del resto, algo que les permitía pasar de la quinta a la primera plaza después de los problemas de Mikkelsen. Neuville se quedaba sin poder de reacción en Castelsardo, donde un trompo le haría perder algo más de tiempo respecto a la nueva referencia de la general.

Sin embargo, el drama todavía acaba de empezar. Serían las dos últimas especiales de la jornada del viernes las que no sólo marcarían diferencias, sino que también supondrían abandonos importantes entre los pilotos con opciones a podio. Tras lograr el mejor tiempo en el octavo tramo, un mal resultado en la especial con la que se cerraba la etapa (llegaba con el Hyundai muy magullado tanto en la parte frontal como en la zaga) haría a Neuville terminar el día con 18,9 segundos de desventaja respecto a Sébastien Ogier, el cual empataba con el segundo mejor tiempo en el TC9, mientras que Latvala volvía a sonreír al anotarse el scratch en dicho recorrido. El finlandés no sólo volvía a volar sobre las pistas de tierra, sino que también se colocaba tercero, eso sí, ya a 37,2 segundos de Ogier.

Lappi también mostraba una gran recuperación después de hacer una pequeña revolución en los reglajes de su Toyota Yaris WRC en la asistencia. El finlandés, que llegaba décimo a la asistencia del mediodía, terminaba el día cuarto, sólo 4,4 segundos por detrás de Jari-Matti y mostrándose de nuevo muy cómodo en un rally en el que ya maravilló el año pasado. Mads Ostberg sería el encargado de cerrar las cinco primeras plazas, seguido en este caso por Hayden Paddon y Craig Breen, siendo el neozelandés la principal amenaza del noruego de Citroën, sólo 3,2 segundos por detrás de él.

Sin embargo, la noticia la dejaban Ott Tänak y Teemu Suninen. Los dos se convertían en las otras victimas de las segundas pasadas por los tramos del viernes, siendo ambos duros golpes para las aspiraciones de cada uno de ello. En el caso del estonio significa su segundo abandono consecutivo tras la victoria conseguida en Argentina que parecía meterle de lleno en la batalla por el título de piloto. Un duro aterrizaje tras un salto dañaba el radiador del Yaris WRC y le obligaba a tomar el camino de la retirada cuando afrontaba el último tramo en tercera posición.

Por su parte, Suninen daba su primer gran disgusto a Malcolm Wilson como piloto del WRC. El finlandés se salía de pista cuando se encontraba en una valiosa cuarta plaza, algo que sumado al toque de Elfyn Evans durante la mañana, parece dejar a Ogier como mejor y única baza para que el equipo británico y Ford consigan puntos dentro del apartado de fabricantes. En WRC2, Lefebvre se aprovechaba de problemas de suspensión en el Skoda Fabia R5 de Ole-Christian Veiby para colocarse como nuevo líder de la categoría en el que puede ser el mejor resultado del Citroën C3 R5 desde su debut.

Clasificación del Rally de Cerdeña 2018 tras TC9:

Pos Piloto Copiloto Coche Tiempo Dif. 1º
1. S. Ogier J. Ingrassia Ford Fiesta WRC 1:35:56.9
2. T. Neuville N. Gilsoul Hyundai i20 WRC 1:36:15.8 +18.9
3. J. Latvala M. Anttila Toyota Yaris WRC 1:36:34.1 +37.2
4. E. Lappi J. Ferm Toyota Yaris WRC 1:36:38.5 +41.6
5. M. Ostberg T. Eriksen Citroën C3 WRC 1:36:55.2 +58.3
6. H. Paddon S. Marshall Hyundai i20 WRC 1:36:58.4 +1:01.5
7. C. Breen S. Martin Citroën C3 WRC 1:37:22.9 +1:26.0
8. S. Lefebvre G. Moreau Citroën C3R5 1:39:59.8 +4:02.9
9. J. Kopecky P. Dresler Skoda Fabia R5 1:40:13.8 +4:16.9
10. N. Ciamin T. De La Haye Hyundai i20R5 1:41:17.6 +5:20.7

Fuente: https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/rally-de-italia-cerdena-2018-sebastien-ogier-tampoco-se-quiere-perder-la-fiesta/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *