La FIA estudia la liberalización de los World Rally Cars

Se estudia la posibilidad de hacerlos correr con 2 milímetros menos de brida y la de que puedan correr en pruebas que no sean del mundial

04/05/2018 | David Durán | Fotos: Roberto Saavedra

La FIA ha estado considerando la posibilidad de liberalizar los World Rally Car en favor de los pilotos privados, de manera que se les pueda ver en más pruebas del Campeonato Mundial de Rallyes. Incluso se ha estudiado la posibilidad (en una reunión celebrada el pasado mes de abril en Ginebra) de que puedan correr en rallyes que no sean parte del calendario del WRC.

Al comienzo de esta nueva generación de World Rally Cars se consideró que eran demasiado peligrosos para pilotos no profesionales (o séase, ‘gentlemen’) por la velocidad que tenían. No obstante, pilotos como Lorenzo Bertelli o Khalid Al-Qassimi han desmentido esta idea – además los han llevado pilotos como Mads Ostberg, Armin Kremer o Bryan Bouffier, corriendo como pilotos privados o semioficiales (Ostberg de hecho correrá junto a Citroën en Portugal y Cerdeña después de haberlo hecho en Suecia).

El caso de Ostberg es interesante, pues llegó a marcar una gran actuación en Argentina, rodando en algunos momentos en segunda posición por delante de los pilotos oficiales. Bertelli, por su parte, trató de armar un programa parcial con su propio Ford Fiesta WRC de nueva generación en 2017, corriendo en Suecia, México y Argentina – este año trató de salir en Suecia, pero debido a asuntos laborales no pudo participar al final, siendo el imperio de Prada su negocio familiar y lo que le tiene ataviado la mayor parte del tiempo en la actualidad.

La propuesta que se ha hecho en la FIA es la de que los pilotos privados puedan correr con WRC con 34 milímetros de brida en vez de los 36 milímetros, de manera que sus prestaciones sean similares a las que tenían la generación anterior de World Rally Cars – eso sí, manteniendo el mismo nivel de aerodinámica, lo que supone un mejor paso por curva. Esto tiene un beneficio añadido tal como apunta el medio Rallye Magazin: con una brida menor, el esfuerzo que han de hacer los motores se reduce y la vida útil del motor se ve alargada. Esto es importante para los pilotos privados – ya que no cuentan con el mismo presupuesto que un equipo oficial – porque el mantenimiento del coche se vuelve más llevadero.

Por otro lado, en el mismo medio germano se sugiere la posibilidad de que Kremer pueda estar con un cuarto Toyota Yaris WRC para el Rallye de Alemania. Toyota Gazoo Racing puede permitirse un cuarto coche (posibilidad que surgió, pero después se descartó, con Nasser Al-Attiyah) y tener un reclamo extra en Alemania puede ser interesante para la marca, ya que la central europea de Toyota se encuentra en la localidad alemana de Colonia.

Fuente: http://revistascratch.com/wrc/noticia/la-fia-estudia-la-liberalizacion-de-los-world-rally-cars-44038

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *