Mañana se homologa oficialmente el Volkswagen Polo GTI R5 de Rallyes

Volkswagen Motorsport ha probado el nuevo Polo GTi R5 en las mismas carreteras donde su antecesor, el Polo R WRC, realizó los tests previos a su homologación en la categoría máxima según Sven Smeets

El máximo responsable de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets, ha asegurado que el Polo GTI R5 ha sido llevado a las mismas zonas de test en las que se probó el Polo R WRC años atrás antes de su homologación.

El Polo R5 será homologado mañana 1 de octubre y se estrenará oficialmente a finales del mes de octubre en el RallyRACC Catalunya -Rally de España 2018- a manos del francés Eric Camilli y del ex campeón mundial Petter Solberg.

El Polo GTI R5 es el más reciente de una de las categorías más populares (junto con los R2) dentro de la escalinata del Grupo R de la FIA, con cientos y cientos de modelos en manos privadas para competir en todo tipo de competiciones. Dado el dominio que ejerció el Polo R WRC en el mundial entre 2013 y 2016, se espera que su sucesor espiritual sea capaz de pelear por hacer lo mismo entre los R5, cuyo referente actual es otro modelo del Grupo Volkswagen, el Skoda Fabia R5.

“Con la normativa actual de los R5 y el control de costes es complicado introducir grandes cambios para mejorar el rendimiento, pero hemos podido utilizar los conocimientos y la experiencia del Polo R WRC. hemos probado en los mismos lugares donde el WRC, lo que nos dio la oportunidad de utilizar los datos que ya teníamos. Tratamos de encontrar un equilibrio entre competitividad, fiabilidad y eficiencia. Estamos orgullosos del coche que llevaremos a España, declaró Smeets tal como recoge el medio polaco Autoklub.

“Hasta el final del año no hay muchos rallyes, pero a partir de la próxima temporada los coches estarán en manos privadas y con el apoyo de importadores locales. Sabemos de nuestros clientes que muchos de ellos correrán en campeonatos europeos. No tenemos límite para 50 ejemplares. Espero que lleguemos a eso para el final de 2019. 15 de ellos llegarán antes de Navidad.

En 2019 se construirán 35 coches y en 2020 no bajaremos el ritmo. Además, la construcción de más unidades depende en los proyectos que implementemos. Queremos aprovechar al máximo el ciclo de aprobación de 4 años”, concluyó el director de la rama deportiva de Volkswagen.

 


El VW Polo GTi R5 en detalle

He aquí unos detalles que arroja el líder del proyecto de Volkswagen Motorsport y ex ingeniero de Sébastien Ogier (en la etapa anterior de Volkswagen en el WRC), el holandés Gerard-Jan de Jongh, según ha publicado el propio equipo en su web.

El Motor del Volkswagen Polo GTI R5

Para empezar, el propulsor es una de las piezas que han de provenir del modelo de serie: en este caso, es el motor EA888 2.0 que se puede encontrar en el Volkswagen Polo GTI de calle, encamisado a 1.6 por normativa (es una versión reducida del motor que monta también el Golf GTI). Es un concepto similar al de otros equipos, pues Hyundai monta también un motor que en su origen era un 2.0 (procedente del Sonata Turbo) reducido a 1.6 en el i20 R5. Skoda usa también el EA888 en su Fabia R5, aunque trabajando con la base del motor 1.8 que montan el Skoda Superb o el Skoda Lamando que se venden en el mercado chino.

Otras piezas que también proceden de coches de calle por normativa son, además del motor, la dirección, el radiador o los ejes de transmisión. Un detalle que se incluye en la normativa es que se pueden instalar piezas aunque no sean estrictamente de la marca del modelo: por ejemplo, el Skoda Fabia R5 monta una versión modificada del turbocompresor del Audi S3.

¿Cuántas piezas del Polo GTI R5 provienen del Polo R WRC?

En lo que son piezas en sí casi ninguna, debido a las limitaciones técnicas de la categoría R5 mucho más restrictivas que las de los World Rally Cars, debido sobre todo a la necesidad de crear coches con un presupuesto determinado y un precio concreto, ya que se trata de coches para clientes. Si en el Polo R WRC había pocos componentes que no se hicieran en la propia planta de Volkswagen Motorsport, en esta ocasión puede haber más de un centenar de componentes provenientes de proveedores externos, como ocurre también con otros modelos R5.

A la hora de trabajar con estos proveedores, es necesario siempre hacer un balance entre rendimiento y coste de manera que salga el mejor producto posible siempre dentro del precio que se ha de estipular para la parte determinada de todo el proyecto (el diseño se hace desde Volkswagen Motorsport, como es lógico).

Además de que sea una pieza resistente, se trata de conseguir piezas ligeras de manera que, dentro del límite de peso en vacío que ha de tener cada R5 (1.230 kilogramos), se consiga tener un centro de gravedad lo más bajo posible. Algunos de estos proveedores son Xtrac para la caja de cambios, Bosch para la electrónica del motor, ZF Sachs para los amortiguadores y Alcon para los frenos.

Eso sí, la filosofía de diseño sí que se ha mantenido con respecto al antaño dominador de la categoría máxima. Esto se traduce en que la posición en la que están instalados y trabajan los amortiguadores, la geometría de la suspensión o el propio recorrido de la suspensión son similares (todo un logro sabiendo lo extremos que son los World Rally Cars en esos casos). Incluso la posición del asiento del piloto se ha ajustado de manera similar a la que tenía el Polo R WRC.

Además, este coche está basado en la nueva generación del Polo introducida en 2017, mientras que el Polo R WRC provenía del modelo de la generación anterior – como también lo estaba el prototipo de 2017, bólido que nunca llegó a correr al cancelarse el programa a finales de 2016. El nuevo Polo utiliza otra base (la misma que lleva también el SEAT Ibiza actual) con la que se ha conseguido hacer un coche más ligero.

28/09/2018 | David Durán | Fotos: Volkswagen Motorsport

 

Fuente: http://revistascratch.com/wrc/noticia/el-polo-gti-r5-tras-los-pasos-del-polo-r-wrc-46507

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *