Repaso Monte-Carlo 2018: 1ª parte

Repasamos la apertura de la temporada en el Rallye Monte Carlo, en una de las ediciones más duras de los últimos años.

Piloto del rallye: Sébastien Ogier

Nacer cerca de la ciudad anfitriona de Gap era una ventaja para el campeón del mundo [arriba]. Pero el conocimiento local de Ogier estaba restringido.

No sabía dónde estaba cada parche de hielo negro a la espera y su conocimiento del clima siempre cambiante era tan limitado como el de todos los pilotos. Sin embargo, eso no fue suficiente para evitar que el piloto del M-Sport Ford World Rally Team obtuviera su quinta victoria consecutiva en su rallye “local”.

No fue un pasaje sin problemas hacia la victoria, pero la experiencia y la clase de Ogier en la nieve y el asfalto cubierto de hielo le permitieron esquivar más problemas que sus rivales.

Para olvidar: Thierry Neuville

Con una impresionante actuación en 2017, el belga tenía grandes esperanzas de poder situarse líder del campeonato venciendo a sus rivales en las montañas próximas a Monte Carlo.

Pero al final de la especial de Thoard-Sisteron de 36.59 km, la primera del rallye, su carrera ya había terminado. Su coche se salió a una cuneta helada, Neuville intentó evitarlo tirando del freno de mano.

Lamentablemente, las cuatro ruedas se bloquearon y no pudo evitar que el coche se deslizase sobre un banco de nieve, lo que le costó más de cuatro minutos.

Sorpresa del rallye: Ott Tänak

El ex piloto de M-Sport Ford se estrenaba con Toyota y fue una de las grandes protagonistas antes del Rallye Monte Carlo.

El estonio sorprendió, siendo igual de competitivo que siempre terminando en segundo lugar. Por supuesto, Ott ya había demostrado un gran potencial en 2017, pero la velocidad con la que se adaptó a su nuevo entorno, y el ritmo con el que arrancó con su Yaris WRC en su debut en competición sorprendió a muchos espectadores, incluido al director del equipo Tommi Mäkinen, quien admitió estar: “muy, muy, muy sorprendido”.

Punto de inflexión del rallye: TC1: Thoard – Sisteron

En la mayoría de los rallyes “normales” no esperarías que la primera especial fuese tan decisiva, pero este es el Monte, y Sisteron no es un tramo cualquiera.

Disputado por la noche este año, y en la dirección opuesta por primera vez, los pilotos advirtieron antes del rallye que este probablemente fuese el desafío más difícil. Una sección traicionera de hielo negro aseguró que estaban en lo cierto, y el tramo efectivamente estableció el tono para todo el rallye.

Los favoritos Kris Meeke, Elfyn Evans y Thierry Neuville fueron víctimas de las heladas condiciones y se salieron, mientras que Ott Tänak, Jari-Matti Latvala y Craig Breen también tuvieron percances. Ogier también tuvo un trompo, pero con la suerte de su lado, aún así marcó el mejor crono, tomando el liderato que mantuvo hasta la meta.

Fuente: http://www.wrc.com/es/wrc/news/january-2018/monte-debrief-/page/5182–12-12-.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *