Ogier deja su huella… tras la de los históricos

El francés revela una situación que podría dar lugar a un cambio en futuros rallyes del WRC

20/02/2018 | David Durán | Fotos: Roberto Saavedra

La maniobra de Sébastien Ogier en el Power Stage del Rallye de Suecia es ya bien conocida, habiendo sido una polémica que se ha alargado hasta días después de la prueba de nieve del Campeonato Mundial de Rallyes. Muchos han calificado de diferentes formas esta ‘decisión de equipo’ que le ha aportado cuatro puntos extra al vigente campeón mundial, que de todos modos ha perdido el liderato del certamen ya que Thierry Neuville es el nuevo líder.

Ogier no iba a tener un rallye fácil en Suecia, como tampoco lo había tenido en otros años – ni siquiera cuando tenía el Volkswagen Polo R WRC, uno de los coches más dominantes de la historia del campeonato. La tarea de limpiar pista siempre afecta en un rallye de este tipo, pero en el caso de Suecia hay que tener un elemento más en cuenta: los coches históricos.

Los neumáticos de nieve de los World Rally Cars actuales cuentan con el mismo grosor que el neumático para tierra – no es como años atrás que existía un compuesto más delgado. Este neumático tiene un tamaño mucho mayor que el de los coches históricos; es decir, más superficie de contacto con la carretera. En las primeras pasadas, Ogier ‘sólo’ tenía que limpiar pista, pero en las segundas pasadas por los tramos se encontraba no solo con que de nuevo tenía peores condiciones que el resto de pilotos, sino que tenía las marcas que habían dejado los coches históricos a su paso.

El problema no sólo está en que sean huellas más delgadas y dificulten su paso (además de afectarle a nivel de agarre), sino que muchos históricos que participaban eran tracción trasera, los cuales en las curvas culeaban y derrapaban, dejando roderas profundas en el hielo. Cuando pasaba Ogier dejaba unas roderas más anchas, cuando pasaba el siguiente (Ott Tänak en la jornada del viernes, Elfyn Evans en la del sábado) se ensanchaba aún más y así de manera sucesiva hasta mejorarse cada vez más el nivel de agarre, tal como explicaba Jari-Matti Latvala durante el rallye a través de la televisión oficial del WRC.

Sebastien Ogier Suecia 2018

“Las roderas son 20 centímetros más estrechas que mi coche. Hasta en línea recta tengo que pelearme para mantenerme en pista. Es horrible, en cada curva es imposible cargar el coche y me pego con cada banco de nieve. Pongo las ruedas delanteras dentro de las roderas como todo el mundo, pero la trasera va 10 o 15 centímetros suelta. Coche tras coche se ve que los tiempos son cada vez mejores. Es de locos”, comentó Ogier según recoge el medio Motorsport.com.

Refiriéndose a los pilotos del apartado de históricos, Ogier añadió: “Están aquí para disfrutar del rallye, pero es muy complicado en las segundas pasadas por los tramos. Podría haber una diferencia si pudiéramos tener neumáticos diferentes. Aquí solo tenemos uno – es la única prueba del año donde no tenemos otra opción. Hasta el JWRC tiene más opciones. Tienen dos clavos diferentes (uno de 7 milímetros y otro de 8). Eso podría habernos ayudado.”

Después de lo ocurrido en Suecia, Ogier no es el único que quiere alguna medida de cambio: Tommi Mäkinen propuso la idea de hacer que los históricos hicieran los tramos después de que los coches del WRC realizaran sus dos pasadas. Mäkinen también se vio afectado por esto, pues sus pilotos Ott Tänak y Latvala tampoco pudieron acercarse a las primeras posiciones de la prueba por el estado en el que se encontraban la carretera en la jornada del viernes – pese al gran ritmo que mostró Tänak.

Sebastien Ogier M-Sport Ford World Rally Team

Fuente: http://revistascratch.com/wrc/noticia/ogier-deja-su-huella-tras-la-de-los-historicos-42732

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *