Sébastien Ogier y su especial idilio con el Rallye Monte-Carlo [Vídeos]

Cinco veces ganador del Rallye de Monte-Carlo, cuatro de ellas consecutivas, y camino a comenzar una nueva temporada como líder de la clasificación general.

El idilio que mantiene Sébastien Ogier con la cita monegasca es casi tan abrumador como el que tuvo su compatriota y tocayo durante la primera década del siglo XXI.

Si tomamos la lista de ganadores de los últimos 15 años podríamos decir que llamándote Sébastien y siendo francés tienes grandes papeletas para ganar la que es sin duda una de las pruebas más mágicas de todo el calendario. Sin embargo, se necesita mucho más.

No sólo debes derrochar talento y una gran velocidad, sino que el Rallye de Monte-Carlo también te obliga a una constante adaptación, incluso más que en otras pruebas del Mundial. Aun así, en cuatro días de competición, por tramos que cambian su nivel de agarre a cada curva, en los que realizas una monta de neumáticos para seco y varios kilómetros más allá, en lo alto del Col te encuentras con una capa de 10 centímetros de nieve… todo ello se convierte prácticamente en una clase maestra de supervivencia y de ir superando pequeñas pruebas como buenamente se puede en muchas ocasiones.

En ello Sébastien Ogier ha demostrado ser todo un maestro. El francés, originario de Gap, sede durante los últimos años de la carrera, nos ha dejado en más de una ocasión asombrados con su capacidad de pilotaje y rapidez, algo que no está reñido en muchas ocasiones con esa dosis de fortuna o llámalo “X” que le ha acompañado en los momentos de mayor tensión. Prácticamente, desde su fuerte accidente en la temporada 2012, cuando pilotaba el Skoda Fabia S200 a la espera de que llegara el Volkswagen Polo R WRC “Campeador”, hemos podido ver cómo Ogier, junto a su copiloto, Julien Ingrassia, han salido indemnes de todos los incidentes que se habían inmiscuido en su camino imparable a la victoria durante las cuatro últimas ediciones.

Este año la situación no ha sido distinta. En el primer tramo, el pentacampeón no tuvo prácticamente ningún control de su Ford Fiesta WRC en una horquilla muy lenta. A pesar de que el coche parecía fuera de control, recorriendo numerosos metros marcha atrás, Ogier pudo recuperar la trayectoria y salir del embrollo en un lugar en el que otros pilotos sí quedaron irremediablemente atascados.

Comenzando la jornada del viernes, de nuevo una absoluta demostración de reflejos y de rapidez mental. Un perro en mitad de una sección urbana aparecía en el camino de Sébastien y Julien, algo de lo que afortunadamente se saldría sin daños animales después de la rápida reacción por ambas partes. Sin embargo, esa misma tarde, de nuevo un semi-trompo y un error desconocido en Ogier al tratar de recuperar el coche metiéndose en la cuneta, estuvieron a punto de terminar con la racha de imbatibilidad de Ogier en Monte-Carlo.

Si en los anteriores no me atrevería a juzgar si fue pericia o fortuna, aquí está claro que tuvo una dosis de suerte, saliéndose en una zona con mucho público que reaccionó de forma increíble y sacó a la pareja francesa del atolladero en menos de medio minuto. ¿Fortuna o habilidad inherente para sobrevivir a esta prueba? Juzga por ti mismo.

Rallye Monte-Carlo 2010 (abandono por alternador)

Rallye Monte-Carlo 2012 (abandono por accidente)

Rallye Monte-Carlo 2013 (segundo)

Rallye Monte-Carlo 2014

Rallye Monte-Carlo 2015(ganador)

Rallye Monte-Carlo 2017 (ganador)

Rallye Monte-Carlo 2018

Fuente: https://www.diariomotor.com/competicion/noticia/sebastien-ogier-y-su-especial-idilio-con-el-rallye-monte-carlo-videos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *